Joseph Gallardo: “Las fraternidades seglares están floreciendo en la mayoría de nuestras casas”

El Padre Gallardo nació en Los Ángeles (California) el 12 de febrero de 1959, ingresó en la Orden y después de un tiempo de postulantado en Oxnard, hizo el noviciado en Monteagudo (Navarra, España). Realizó estudios teológicos en el Centro Teológico de Marcilla (Navarra, España) y, residiendo en el Monasterio de Tagaste de Suffern, completó sus estudios en el seminario Inmaculada Concepción de South Orange (New York).

Hizo la profesión solemne el 28 de agosto de 1993 y fue ordenado sacerdote el 1 de octubre de 1994 en Suffern (New York) de manos del obispo agustino recoleto David Arias. Ha desarrollado el ministerio pastoral en varias parroquias californianas y ha sido prior de los monasterios de San Agustín de Oxnard y Tagaste de Suffern. Antes de su elección como prior provincial era superior y párroco de St. Benedict en Montebello (California).

P.- ¿Qué supone para usted la elección de prior provincial?
R.- Un servicio total y completo a la provincia en la tradición de nuestra Orden, un desafío y una oportunidad para ayudar a la provincia, animándola en su vida y en su ministerio.

P.- ¿Qué aspectos positivos destacaría de la provincia?
R.- Nuestros religiosos se dedican al duro trabajo en la pastoral, hasta en la edad avanzada. Manifiestan un gran espíritu de sacrificio.

P.- ¿Y cuáles cree que son las mayores necesidades?
R.- Levantar el ánimo para que los religiosos vivan con más ilusión. Formar candidatos dignos y santos para la provincia y la Orden. Prepararnos cada uno de nosotros y cada una de nuestras comunidades para acoger y formar nuevos miembros y formar a nuestros jóvenes en las tradiciones y espiritualidad de la Orden.

P.- ¿Qué directrices del capítulo provincial le parecen más importantes?
R.- Consolidar la formación inicial en una sola casa. El apoyo total de la provincia a esta casa.

Envejecimiento

P.- Ante el aumento de la edad de los religiosos y la escasez de vocaciones, ¿qué se puede hacer?
R.- Ser más fieles a nuestro compromiso. Encomendar a toda la provincia al amparo poderoso de Nuestra Madre de la Consolación

P.- ¿Cómo ve las fraternidades seglares y el trabajo de los laicos?
R.- Las fraternidades están floreciendo en la mayoría de nuestras casas, y nuestros frailes están dedicados a su formación espiritual. Los seglares son como levadura en los ministerios y difunden el espíritu agustino recoleto al campo laical.

P.- ¿Qué pueden aportar los agustinos recoletos a los católicos de los Estados Unidos?
R.- Un enlace visible con la Iglesia universal como miembros de una Orden mundial, continuidad de la Iglesia antigua con la Iglesia actual por medio de san Agustín y de la Recolección, una visión más amplia de la Iglesia y de la vida cristiana.

P.- ¿Qué pediría a la Orden ante el próximo capítulo general?
R.- Que, fieles a la Iglesia, vivamos el carisma con el espíritu que lo vivieron nuestros fundadores en el Capítulo de Toledo de 1588.

Suscríbete a nuestra

Newsletter