La migración de la Sagrada Familia

Como la Sagrada Familia de Nazaret, miles de personas son hoy migrantes que caminan buscando un futuro seguro. Sobre esta realidad escribe el agustino recoleto Jaazeal Jakosalem en este artículo

“Los migrantes son nuestros hermanos en busca de una vida mejor, lejos de la pobreza, el hambre y la guerra…” (Papa Francisco, 8 de julio de 2017). Nuestro mundo se enfrenta a la crisis de los migrantes en todos los rincones. La crisis de los refugiados europeos, donde todos los días oímos hablar de ahogamientos, desapariciones y muertes a lo largo del mar Mediterráneo; la crisis Rohingya, arriesgándose a morir por mar o a pie, en la que casi 700.000 han huido de la destrucción de sus hogares y de la persecución en la provincia septentrional de Rakhine, Myanmar (Birmania), a causa de su vecino Bangladesh, desde agosto de 2017; y la actual caravana de migrantes en América Latina, con casi 14.000 personas de Honduras, Guatemala y El Salvador que huyeron de sus hogares, todos impulsados por la pobreza, la falta de vivienda, la persecución y la violencia.

La huida de la Sagrada Familia

Todos somos migrantes en este mundo. La encarnación de Jesús es una manifestación de una emigración de la vida, en los acontecimientos reales de la humanidad. De un estado colonizado romano opresivo a una cultura marcada por la pobreza y la desesperanza. El “sí” de María y la humilde aceptación de José no son tanto una descripción bíblica romántica, sino más bien un rechazo y un “perfil” en su huida; tal vez una intimidación, incluso entre sus familias. El nacimiento de Jesús, sin los adornos comerciales actuales, se caracteriza por el miedo y los horrores durante su tiempo: “José se levantó y se llevó al niño y a su madre de noche y se fue a Egipto. Permaneció allí hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: “De Egipto llamé a mi hijo”. Cuando Herodes se dio cuenta de que había sido engañado por los magos, se puso furioso. Ordenó la masacre de todos los niños de Belén y sus alrededores, de dos años de edad o menos, según las noticias de los magos…” (Mt 2,14-16)

En la historia de la encarnación de Jesús hay una serie de desafíos motivados por el miedo y la pobreza; pero aún más importante, es la esperanza providencial entre aquellos que viajaron con ellos. Sus padres vivían con los medios disponibles de los migrantes: ropa limitada, ración de alimentos y generosidad de sus compañeros migrantes. Jesús estaba allí, en compañía de los que buscaban un futuro mejor. “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto, y quédate ahí hasta que te lo diga. Herodes va a perseguir al niño para matarlo.” (Mt 2,13). Sin que Jesús lo sepa, hay muchas historias de encuentros de sus padres a lo largo de los callejones de las noches, en los mercados o en compañía de los pobres, de los pastores.

La caravana de los migrantes, un viaje continuo de pobreza

La caravana de migrantes refleja nuestro continuo viaje para vivir una vida digna. En un mundo coloreado por la ciudadanía exclusiva, en las fronteras de los elegidos, como si no fuéramos extranjeros antes; todos somos extraños, merecedores de la posada de bienvenida. Ante la realidad de la pobreza, el hambre y la violencia en su tierra natal, emprenden un largo camino para tener una vida mejor, no para ellos mismos, sino para el futuro de sus hijos. El Papa Francisco dijo con fuerza: “Los discursos políticos que tienden a culpar a los migrantes de todos los males y a privar de esperanza a los pobres son inaceptables…” (Mensaje del Papa Francisco, con motivo de la celebración del 52º Día de la Paz, el 1 de enero de 2019, La buena política está al servicio de la paz).

La crisis que enfrenta la actual caravana de migrantes (y la crisis de los refugiados) agitará los males sociales, desde los traumáticos desafíos en sus países de origen hasta las violentas medidas de seguridad en las fronteras de México y Estados Unidos. Soportaron la caravana, y ahora están en el umbral de la frontera de los Estados Unidos, con la esperanza de poder entrar, guarnecidos por los prejuicios de la actual administración, ahora fuertemente militarizada, y con la expectativa de un muro fronterizo de 5.000 millones de dólares, con el que se esfumarán sus sueños. En su mensaje a los misioneros scalabrinianos, el Papa Francisco dijo: Tenemos esta tragedia hoy: de un invierno demográfico y un cierre de puertas. Esto debería ayudarnos a entender un poco este problema de acoger al extranjero… pensemos en la caravana que viaja de Honduras a los Estados Unidos… Que te sientas como los migrantes. Sí, siéntanse como migrantes, migrantes ante las necesidades, migrantes ante el Señor, migrantes entre vosotros…”.

Encontrar un hogar, una “posada acogedora”

Hay muchos ‘nuevos’ rostros de familias migratorias, familias impulsadas por desastres climáticos, familias que enfrentan desafíos económicos, familias que se enfrentan a la devaluación moral, y familias que sufren asesinatos por drogas. Esta es la nueva normalidad. Millones de personas se enfrentan a estas dificultades ahora y en el futuro, una oscura realidad ya existente antes de la fundación de las Naciones Unidas.

La pobreza, el hambre, la opresión y las guerras son las principales causas de la migración y la crisis de los refugiados. Los países, los ricos, deben trabajar juntos para resolver la crisis. Es algo que está ocurriendo, especialmente en el sur del mundo, en los países en desarrollo; y la crisis compromete a los países económicamente desarrollados, ya que la mayoría de los migrantes buscaban “un tránsito” en estos lugares. En lugar de estar en guerras indirectas, agitación militar, guerras comerciales y embargos, se debe trabajar en la diplomacia por la humanidad, en un desarrollo más humano y en la búsqueda del desarrollo integral de los que menos tienen. Estamos viendo todo esto en el aumento del presupuesto militar, el aumento de la vigilancia de la seguridad, pero menos en el compromiso de ofrecer desarrollo.

Nuestra misma “cultura de la exclusión” es una manera de cubrir nuestros ojos de este tipo de huida inhumana; frente al sufrimiento de muchas familias -casi todas ellas son mujeres y niños- esto es maldad con rostro humano. Algunos países se sintieron amenazados por la migración y la están tomando en serio desde el punto de vista político; con las nuevas tendencias “nacionalistas” y la adopción de políticas de lucha contra la migración, será algo que alimentará aún más la violencia y promoverá la “cultura de la exclusión” dentro de los sistemas políticos. El Cardenal Pietro Parolin se hizo eco del mensaje del Papa Francisco durante el Pacto Mundial de las Naciones Unidas para las Migraciones en Marrakech, (Marruecos) cuando afirmó “que una respuesta digna a la migración debe ser razonable, y que los gobiernos deben determinar con prudencia su capacidad real para lograr una integración significativa… para fomentar las condiciones que permitan a las comunidades y a las personas vivir en condiciones de seguridad y dignidad en sus propios países.” La Santa Sede, claramente subrayó la solidaridad y la responsabilidad de las naciones, “consideramos necesario ampliar los canales regulares y seguros de la emigración a través de políticas generosas y responsables, inspiradas en la solidaridad y la corresponsabilidad”.

Reestructurar nuestros países “cerrados” en una cultura de acogida nos permite ofrecer mejores oportunidades de esperanza a aquellos que buscan una vida mejor, no de su elección, sino a causa de las circunstancias de hambruna, guerra y otros orígenes desestabilizadores.

En el corazón de Jesús, Él entiende la difícil situación de los migrantes; sus padres vivieron a través de las luchas de su viaje. Para cada persona, el hogar es el lugar donde está el corazón, no del egoísmo, sino de la comunión con las familias, junto con ellas, en la riqueza y la riqueza de la unidad, ya sea en el dolor o en la persecución.

Todos estos males de la migración pueden ser reemplazados por las narrativas de la paz y el desarrollo humano integral; sin embargo, nuestros líderes de gobiernos y países poderosos todavía hablan de exclusión, seguridad fronteriza y acuerdos comerciales. La guerra, el hambre y la pobreza siguen siendo una realidad en estos tiempos llamados “civilizados”, todo a expensas de las familias “en tránsito” hacia un futuro mejor.

Jaazeal Jakosalem OAR

Este dibujo, realizado por el autor del artículo, ha ilustrado la felicitación de Navidad de ARCORES.

Suscríbete a nuestra

Newsletter