La sinagoga, hogar para jóvenes católicos

Miguel Ángel Ciaurriz reflexiona en este artículo sobre el gesto del rabino de Panamá de acoger a jóvenes de la JMJ en la sinagoga de Costa del Este, con la que la Parroquia San Lucas, de Agustinos Recoletos, tiene una estrecha relación

Desde que el Papa Francisco, al clausurar en 2016 la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en tierras polacas, designara Panamá como sede de la siguiente edición, la Iglesia de este país istmeño, con una bien arraigada presencia agustino recoleta, ha centrado todo su trabajo en prepararse debidamente para acoger del 22 al 27 de este mes de enero a miles de jóvenes que llegarán a esta tierra para participar en la JMJ Panamá 2019.

Es pequeño Panamá, y no ha resultado fácil encontrar hospedaje para tantos peregrinos, estimados en más de medio millón. Pero Panamá es, como muchos le dicen, todo un crisol de razas, también de credos, y sabe dar acogida.

Según han destacado ya diversos medios de comunicación que reúnen información religiosa, en la JMJ Panamá 2019 se va a dar un hecho verdaderamente insólito e inédito. Una comunidad judía, que desde hace unos cinco años mantiene con la parroquia San Lucas, pastoreada por los Agustinos Recoletos, una sólida y fraterna relación de amistad y solidaridad, principalmente trabajando juntos en el programa “Desayunos para Mejores Días” en el Banco de Alimentos Panamá, que diariamente ofrece a 2500 niños la primera comida del día, acogerá en su sinagoga de Costa del Este a cincuenta de estos jóvenes peregrinos.

La página web Aleteia se hace eco del mensaje que el rabino de la Congregación Kol Shearit Israel, Gustavo Kraselnik acaba de enviar a sus miembros informándoles de esta iniciativa. En pocos minutos este mensaje se hizo viral y ha sido recogido por varios medios de comunicación como la mencionada web.

De “gesto inédito” califica Aleteia la noticia del alojamiento en la sinagoga judía de 50 jóvenes que peregrinos. En su mensaje el rabino Kraselnik resalta que “suena interesante: Jóvenes católicos alojados en una sinagoga. Sin duda será una historia bonita para contar”.

Dentro, de poco más de dos semanas, -dice el rabino en su mensaje-, comenzará la Jornada Mundial de la Juventud. Si bien es una celebración principalmente de la grey católica, al ser el nuestro un país cuya mayoría profesa esa fe, es comprensible el entusiasmo que se percibe en vastos sectores de la sociedad. Sumado a eso, la presencia del Papa – con lo que representa como líder de la Iglesia y su reconocimiento como uno de los principales actores de la escena mundial – le da una notabilidad a la JMJ que de alguna manera nos atraviesa a todos”.

En la Kol Shearith Israel (KSI) decidimos abrir la congregación para alojar a 50 peregrinos. Es una de las formas que encontramos de aportar nuestro pequeño granito de arena por el éxito del evento y testimoniar las excelentes relaciones que tenemos con la Iglesia y sus autoridades a nivel general y en particular con nuestros amigos de la Parroquia San Lucas, aquí en Costa del Este.

Hemos sido testigos del esfuerzo y del cariño que ellos y tanta gente a lo ancho y largo del país han puesto en este extenso recorrido de preparación y me siento muy orgulloso que como congregación recibamos a estos jóvenes. Suena interesante: Jóvenes católicos alojados en una sinagoga. Sin duda será una historia bonita para contar. Gustavo. Shabat Shalom. 4 de enero, 2018

Miguel Ángel Ciaurriz OAR

Suscríbete a nuestra

Newsletter