Con una sola alma y un solo corazón en Panamá

La JMJAR concluyó con el recuerdo de la experiencia vivida en Panamá y con el eco de las palabras del Papa Francisco, que animó a los jóvenes a no pensar en el futuro sino en el presente. Más de 350 miembros de las JAR han compartido la JMJ y los días previos viviendo la fe conjuntamente y disfrutando de ella con jóvenes de todo el mundo

Los más de 350 jóvenes se prepararon -mental y espiritualmente- para participar en la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR) de Panamá. Por eso no es extraño que muchos de ellos, después de la experiencia vivida, sintieran pena cuando el gran encuentro de la juventud agustino recoleta concluyó. La JMJAR ha supuesto para muchos jóvenes un antes y un después en su fe. En Panamá han tenido la oportunidad de compartir la fe con jóvenes de otros lugares del mundo que también siguen el carisma agustino recoleto en las JAR -Juventudes Agustino Recoletas-. Juntos, con “una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios”, se prepararon para la JMJ de Panamá los días previos y juntos, con miles de jóvenes de todo el mundo, vivieron el encuentro con el Papa Francisco.

Fue precisamente el Santo Padre quien les dejó el mensaje más claro de las nueves jornadas que duró la JMJAR -del 19 al 27 de enero-. A todos los jóvenes, Francisco pidió en la eucaristía de clausura de la JMJ “no ser el presente, sino el ahora de Dios”. Así quiso mostrar que la Iglesia está abierta a todos los jóvenes; incluso su misma forma de hablar. “María fue la ‘influencer’ de Dios”, les dijo en la Vigilia del sábado 26 de enero antes de decirles con sencillez: “Ustedes fueron creados para algo más”.

 

Los jóvenes de las JAR vivieron la experiencia de la JMJ -dentro de la cual se encuentra la JMJAR- junto al Papa Francisco en el Vía Crucis y la ceremonia de bienvenida. En este acto, el primero de los jóvenes con el Papa, afirmó que “Pedro y la Iglesia quieren caminar con los jóvenes” y no dejarles de lado, como expresó el Sínodo de los Jóvenes celebrado en octubre. Las palabras de Francisco cuajaron en la cabeza y corazón de los jóvenes de las JAR que los días previos se dispusieron para el gran evento. Al Parque del Perdón, situado en el Parque Omar, acudieron junto a los religiosos agustinos recoletos asesores de las JAR para recibir el sacramento de la reconciliación antes de la JMJ.

En el Colegio San Agustín -donde ha tenido lugar el encuentro- se congregaron los más de 350 miembros de las JAR procedentes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá -país anfitrión-, Perú, República Dominicana y Venezuela. De este último solo acudió un joven, Eduardo. La situación del país no permitió a más jóvenes estar en Panamá. No obstante, todos los participantes en la JMJAR no se olvidaron de Venezuela: rezaron por sus jóvenes y corearon el nombre del país.

Fue un símbolo de hermandad. Es una de las características del joven de las JAR que desgranó el agustino recoleto Carlos María Domínguez en la catequesis que impartió durante la JMJAR. Repasó las cinco notas distintivas de las JAR: orante, comunitaria, misionera, mariana y agustiniana. “Acuérdate cómo era tu vida antes de entrar en las JAR y después, y sobre todo si amas a Jesús más que antes”, les cuestionó. Uno de los momentos más emocionantes de esta JMJAR fue cuando todos los jóvenes abrazados cantaron a coro “hasta la locura te amo, Señor, ya no quedan dudas en mi corazón, de que te amo”.

Sobre una de estas notas distintivas, la misionera, habló el agustino recoleto Ismael Xuruc, uno de los cuatro misioneros de Cuba, en otra de las catequesis. Animó a los jóvenes a ser misioneros, en territorios de misión y en su vida cotidiana. “La misión es tomarse en serio a Jesús, tomarse en serio la vida”, dijo. Para eso hay que darle lugar a Jesús: “Es Jesús quien desea iluminar su vida; responder a los interrogantes que tienen que vivir día a día”.

Nicolás Vigo, agustino recoleto en Perú, impartió la última de las catequesis de la JMJAR sobre el liderazgo del joven JAR. “¿Cómo debe ser el líder de las JAR? Empático y visionario”, indicó. Nicolás Vigo dio las claves a todos los jóvenes: “Debemos anunciar al Evangelio, evangelizar y llevar la buena noticia, porque tenemos una verdad tan buena y bella que no la podemos callar”.

 

La Virgen María fue la principal protagonista de estos días. En consonancia con la JMJ, que por primera vez se dedicó a María y que tuvo por lema “Hágase en mi según tu palabra”, las celebraciones eucarísticas y momentos de oración de la JMJAR giraron en torno a la Virgen con la frase agustiniana: “María lo llevó en su seno, nosotros en el corazón”. El sí de María a Dios para engendrar a Jesús es referente para los jóvenes de las JAR que, como San Agustín, desean buscar a Jesús con corazón inquieto.

Ante el Santísimo, los jóvenes tuvieron tres momentos de oración, reflexión e interioridad. El primero, en la parroquia San Lucas durante la Vigilia de la JMJAR. El segundo tuvo lugar en el Colegio San Agustín, durante la oración matinal del jueves. El último, junto al Papa Francisco en la Vigilia de la JMJ en el Campo Juan Pablo II.

Durante los ocho días de encuentro también hubo momentos de ocio y diversión. Los participantes en al JMJAR presentaron la cultura de su país en el Festival de las Naciones. Especialmente reseñable fue la actuación de México, que representó la aparición de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego. Los jóvenes también guardarán en su retina y en sus teléfonos móvil la catedral o el centro histórico de Panamá, que visitaron en una de las jornadas, así como las personas y experiencias que han conocido durante estos días.

Incluso la JMJAR dejó momentos históricos. Por primera vez, las JAR de varios países pudieron compartir juntas sus experiencias tras la unión de provincias. Dentro de tres años esta unión estará más desarrollada. Será en Lisboa cuando nuevamente los jóvenes de las JAR vivan una nueva experiencia de fe junto a los jóvenes católicos de todo el mundo y al Santo Padre.

Así te contamos la JMJAR en directo

Suscríbete a nuestra

Newsletter