Unidad y diversidad: así fue la segunda jornada de la JMJAR

La segunda jornada de la JMJAR se centró en la convivencia un paseo por la ciudad de Panamá que concluyó con el festival de las naciones.

La mañana inició con una oración que animó la JAR de Argentina y posteriormente se dedicó a conocer la ciudad de Panamá. En el recorrido del viejo Panamá, los participantes en la JMJAR visitaron la iglesia de San Jos,é conocida tambián como ‘del altar de oro’. Se trata de una iglesia colonial, fundada en 1612 en Panamá Viejo. Fue totalmente quemada en el ataque de los piratas y reconstruida entre 1671 y 1675 en la Nueva Ciudad. Hasta hace cuatro años pertenecía a la Orden de Agustinos Recoletos.

En la tarde los jóvenes se congregaron en la iglesia de San Juan Bautista de la Salle y Santa Mónica, más conocida como la Iglesia de Piedra, de Agustinos Recoletos. La iglesia se convirtió en un centro internacional de jóvenes congregados en torno a la eucaristía, en la que también estuvo presente la delegación diocesana de jóvenes de Cuba. El Prior provincial de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria, Albeiro Arenas, compartió de forma interactiva con los jóvenes la Palabra de Dios, invitándoles a ser una juventud alegre, apoyándose en aquello que construye y lleva a la cultura del encuentro. “La solución a nuestros problemas no son ni las drogas ni el alcohol; es acudir a quien todo lo puedo. Cuando el caminar por los problemas nos pongan en duda, debemos acudir a Jesús por María”, dijo en su homilía.

En la noche hubo tiempo para la oración y la fraternidad. Se inició con una exposición y renovación de votos ante el Santísimo preparada por la delegación de JAR Brasil, continuando con el Festival de las Naciones. Costa Rica, Honduras, Estados Unidos, Panamá y México compartieron la alegría por medio de cantos y bailes.

Suscríbete a nuestra

Newsletter