La Cuaresma según los santos agustinos

La Cuaresma son días de oración, limosna y ayuno; de reflexión sobre nuestra vida y nuestra fe. Así lo expresan los santos agustinos en sus escritos

El miércoles de ceniza resonaban tres palabras: ayuno, limosna y oración. Son los tres principios que marcan los cuarenta días previos a la Pasión de Cristo. Es un tiempo para dejarse guiar, para reconducir aquello que previsiblemente haya abandonado su camino. En este sentido, los santos agustinos ofrecen varias líneas a seguir durante este tiempo.

San Agustín: «En estas fechas vivimos días en que simbolizamos las fatigas del mundo presente»

En su sermón 210, San Agustín explicó la importancia que tiene para el cristiano la Cuaresma. Destaca el desprendimiento corporal y espiritual como preparación para la Pasión y Resurrección de Cristo. Afirma que es necesaria la mortificación para simbolizar «las fatigas del mundo presente», el sufrimiento del mundo que es equiparable al de Jesús en la cruz. La Cuaresma es, según San Agustín, tiempo de contricción.

Puedes leerlo completo aquí

Santo Tomás de Villanueva: «Ciertamente hemos pecado mucho, pero generoso es el Señor para perdona»

En Cuaresma, Santo Tomás de Villanueva pide recomenzar en el interior de cada uno y mostrarse limpio ante Dios. Con el pecado, el obispo de Valencia cuestiona ¿qué bien ha traído para el corazón la realización de ese acto? «Breve ha sido ese acto; el reato y la confusión y el castigo, eternos», dice.

Puedes leerlo completo aquí

San Ezequiel Moreno: «Dejemos que el Espíritu nos lleve al desierto»

San Ezequiel Moreno destaca la Cuaresma como uno de los tiempos litúrgicos más solemnes del año. Como preparación para la Pascua, el santo agustino recoleto recomienda retirarse al desierto -en el sentido espiritual- como hizo Jesús tras ser bautizado. Para San Ezequiel, la Cuaresma es «el tiempo llamado santo por excelencia» y «es cuando los cristianos deben redoblar sus esfuerzos con el fin de santificarse».

Puedes leerlo completo aquí

San Alonso de Orozco: «El Señor nos llama cada día y cada hora»

San Alonso de Orozco recuerda la importancia del ayuno para el cristiano y la necesidad del recogimiento para orar con Dios en la Cuaresma. «Nuestro Padre dice que nos dispongamos para la oración siendo abstinentes y ayunando, no según nuestro deseo querría, sino según nuestra flaqueza lo sufre», dice San Alonso.

Puedes leerlo completo aquí

Suscríbete a nuestra

Newsletter