El Prior general, en Filipinas

El Prior general está realizando desde el pasado 12 de febrero la visita de renovación a las comunidades de religiosos, seglares y jóvenes de Filipinas

El Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, fue recibido calurosamente en la Curia provincial de la Provincia San Ezequiel Moreno el 11 de febrero de 2019, un día después de que la Provincia de San Ezequiel celebrara el vigésimo aniversario de su fundación. La visita comenzó el 12 de febrero y terminará el 25 de marzo. El Prior general visita durante estas semanas las comunidades de Filipinas, Taiwán y Saipan.

En Palawan, Inagawan, Plaridel y : «Nuestra vida debe partir de Cristo»

Durante la primera parte de su visita de renovación, Miguel Miró se dirigió a Palawan y visitó las cuatro comunidades de agustinos recoletos, incluida la de las Augustinian Recollects Sisters de la capital. En todas sus charlas con los religiosos y laicos, el recordatorio constante del Padre General se reduce a esto: siempre partir de Cristo, que es el fundamento de todo. «Como religiosos y como cristianos, nuestra vida debe partir de Cristo», dijo. Citando al Papa Francisco, Miró también les dijo: «La alegría del Evangelio llena los corazones y las vidas de todos los que se encuentran con Jesús.»

A los agustinos recoletos de Inagawan y Plaridel, el Prior general les recordó que deben vivir su vida recoleta en la realidad pastoral que les ha sido asignada. «Nuestra predicación debe venir primero del corazón y dejar que la gente vea que lo que predicamos es amor», dijo, añadiendo además que «el espíritu de comunidad debe prevalecer sobre cualquier programa o iniciativa personal». Asimismo, también pidió una serie de preceptos para ser eficaces en el apostolado: los religiosos deben dedicar tiempo a la oración y al estudio; ser profetas y creadores de comunión, y caminar con el pueblo de Dios; ser conscientes de la dimensión social de la misión vinculándose con ARCORES (Red Agustino Recoleta de Solidaridad); y promover la protección de los menores y de los jóvenes en nuestras áreas de apostolado.

En la pequeña isla de Casian, el Prior general fue recibido por todo el pueblo. «Esta es la mejor recepción hasta ahora», dijo. La experiencia fue reconfortante tanto para la gente como para los invitados. Después de un viaje de casi cuatro horas de la capital a la ciudad de Taytay, más otro viaje de dos horas a bordo del barco de San Nicolás desde el puerto de Taytay, el General no esperaba que se le concediera un gesto tan parecido a un regreso a casa. Y para los lugareños, el cumplido positivo que escucharon fue inolvidable y edificante.

La comunidad de los Recoletos de Casian es la única comunidad recoleta del país que se encuentra a orillas del mar. El Prior general les recordó los fundamentos de la vida religiosa, especialmente en las observancias comunes, que no son otra cosa que vivir como una comunidad de hermanos.

Encuentro con la FSAR sobre la santidad en Palawan

«La alegría, la humildad y la generosidad están entre los signos de santidad». Es el resumen que se puede hacer del encuentro que mantuvo el Prior general con las Augustinian Recollects Sisters y la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta de Palawan y que tuvo como tema principal la santidad.

Miguel Miró comenzó transformando la pregunta ¿dónde estás? del Antiguo Testamento a una nueva cuestión: ¿Dónde está tu corazón? «Dios sabe dónde estaban Adán y Eva, pero aún así Él investigó su paradero. Del mismo modo, Dios nos pregunta también acerca de nuestro estatus en relación con Él: ¿Dónde está tu corazón?», dijo. Esa perspicacia sirvió de puente entre las lecciones de la homilía y las indicaciones de santidad que Miguel Miró sacó en su charla con los demás miembros de la Familia Agustino Recoleta. «Porque ser santo, como en el caso de San Ezequiel, no se trata de hacer milagros, sino de vivir una vida sencilla según el Evangelio, de salir de sí misma y llegar a los demás», indicó.

En Balamban: «Un río sin agua no tiene sentido»

Miguel Miró, Prior general, acompañado del agustino recoleto René F. Paglinawan, llegó a Balamban, a unos 60 kilómetros al oeste de la ciudad de Cebú, el 17 de febrero. En la homilía del domingo se centró en las diferentes lecturas, especialmente en el libro de Jeremías sobre el río que nos da un ambiente abundante y verde donde cosechamos los frutos de la tierra. «El río puede ser comparado con Cristo que nos da los medios necesarios para vivir y con esta agua, nuestra vida es vivida con sentido», dijo. «Sin agua, aunque tengamos abundancia de bienes y riquezas, esto no significa nada», continuó.

A la comunidad de Agustinos Recoletos de Balamban, el Prior general le pidió que sea creativa en el apostolado, ya que existe un contexto diferente en Balamban. Recordó que en la realización del apostolado no se debe hacer por iniciativa propia, sino en nombre de la comunidad. Exhortó a trabajar en equipo, junto con nuestros colaboradores laicos, en el espíritu de una misión compartida en la evangelización de la gente de Balamban. «Existe el peligro -dijo- de que mientras hacemos nuestro apostolado, actuemos como si el trabajo fuera nuestro y no de la comunidad».

El Prior general insistió también el Protocolo sobre la Protección de Menores y Jóvenes en el área de apostolado. El Prior general citó al cardenal Luis Antonio Tagle sobre la situación en Filipinas, donde los casos de abuso sexual son muchos. «No podemos ocultarlos», dijo.

En Laray: «Manténganse unidos»

«¡Manténganse unidos como una comunidad!» Esas fueron las palabras paternales de seguridad y apoyo que Miguel Miró dio a la comunidad de Agustinos Recoletos de Laray durante su visita el 18 de febrero. La visita pastoral consistió en un encuentro con la comunidad de religiosos, la celebración de la Eucaristía y una charla conjunta con los miembros de la Familia Agustino Recoleta -FSAR y JAR- en la ciudad.

Los miembros de la FSAR y de las JAR asistieron a la conferencia conjunta del Prior General. A los seglares y jóvenes, Miguel Miró les dijo: «No puedes ser miembro de la FSAR o de las JAR y llevar una cara larga; debes tener alegría en tu corazón porque la clave para seguir a Jesús está en ser una alegría para los demás.»

El Prior general inaugura el nuevo edificio de la Universidad Negros Occidental-Recoletos

El Prior general, Miguel Miró, bendijo e e inauguró el nuevo edificio de la Escuela Integrada (E.I.) de la Universidad de Negros Occidental-Recoletos (UNO-R) el 26 de febrero. El evento lo ha descrito como un momento de acción de gracias y de respuesta a la formación integral.

«La construcción de un nuevo edificio de una universidad que existe desde hace muchos años, desde 1962, es un motivo de gratitud», dijo en español ante el público reunido en la fachada del nuevo edificio de cuatro pisos. «Construir un nuevo edificio en UNO-Recoletos significa que hay vida, hay vitalidad».

Además de los signos de crecimiento, vitalidad y renovación, el Prior General también señaló la frase latina «Caritas et Scientia» («Amor y ciencia») presente en el logotipo de la universidad, diciendo que «no sólo buscamos la excelencia académica sino también la formación del corazón». El edificio está dedicado a Nuestra Señora de la Salud, cuya primera imagen fue traída por los misioneros recoletos a Filipinas en 1634, y cuya devoción se reavivó en 2017 tras 72 años de olvido.

Visita a las agustinas recoletas contemplativas de Bacolod

El Prior general visitó el convento San Ezequiel Moreno de las Agustinas Recoletas contemplativas en Bacolod. Miguel Miró acompañó a las religiosas y les dirigió una charla en la que les animó a seguir con fuerza su labor contemplativa además de agradecer las oraciones por la Orden de Agustinos Recoletos y por el Prior general. Asimismo, conoció el convento que el pasado año cumplió 25 años en Filipinas.

En San Carlos: «Arraigados en Cristo»

Desde el 23 al 25 de febrero, el Prior general visitó San Carlos, al este de la isla de Negros, donde compartió con los agustinos recoletos de la casa de formación Santo Tomás de Villanueva y con las JAR y la FSAR. Recordando a todos la vida comunitaria, a los formandos les dijo que el Señor es quien nos da este don de caminar juntos y de vivir juntos en el amor aunque tengamos diferencias. «Estamos arraigados en Cristo, y como un árbol, debemos dar frutos. Debemos ser creadores de comunión». El General reiteró a los miembros de las JAR lo que dijo el Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, es decir, que la juventud es el presente de la Iglesia y no sólo el futuro. Y también dijo que los jóvenes tienen el deber y la responsabilidad de llevar su alegría y optimismo al mundo. Por eso, los exhortó a escuchar la Palabra de Dios, a compartirla y sus experiencias con sus compañeros.

A los miembros de la FSAR, les animó a vivir su vocación con alegría. Ser miembro de la FSAR es una bendición, dijo, para que cada uno pueda convertirse en una mejor esposa, o madre, o hermana. Además, les habló de esta aportación fundamental que ya han aprendido desde sus días de formación: «La clave de la espiritualidad agustino-recoleta es el amor. El amor es cuando usas tu tiempo y tus talentos para servir a los demás. Compartimos nuestros dones en la comunidad para poder servir mejor. Nuestro motivo para hacer todo debe ser el amor. Ejercita tu imaginación y pregúntate: ¿qué puedo dar?»

«Creadores de comunión» en Talisay

Completando su visita de renovación a las seis comunidades de agustinos recoletos en la isla de Negros, Miguel Miró hizo su última parada en Talisay en la tarde del 27 de febrero, donde se encontró con los cinco religiosos que trabajan tanto en la pastoral como en el apostolado escolar.

Poco después de su llegada, el Prior general se reunió con la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta. Como siempre, les recordó su Regla de Vida y su obligación de vivir el carisma y la espiritualidad agustino recoleta. Según Rosario Mamon, la mayor de los miembros de la FSAR, también les hizo comprender su especial papel como «creadores de comunión», incluso siendo seglares agustinos recoletos.

En Valencia: los jóvenes son necesarios en la Iglesia

En su visita de renovación en Valencia, el Prior general se reunió con los miembros de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta y las Juventudes Agustino Recoletas. En su conferencia, Miguel Miró compartió con el personal de la escuela algunos consejos relacionados con la pedagogía agustiniana. También desafió a los jóvenes a asumir su papel especial en la Iglesia y en la sociedad. Y a los presentes, los retó a involucrarse activamente en los programas de la comunidad y a contribuir lo mejor que puedan para la institución en lugar de pensar sólo en lo que pueden beneficiarse de esa institución.

En Mindanao: «La unidad es vital para la comunidad»

Los fieles de Mindanao recibieron con alegría al Prior general en su visita a la comunidad. Cuando salió del vehículo, la gente se precipitó espontáneamente hacia él para darles la cálida bienvenida. Muchos tomaron la mano del Prior general para recibir la bendición. El 2 de marzo aprovechó la oportunidad para hablar con los fieles laicos. «La unidad es vital para la comunidad», les dijo. La razón por la que los fieles necesitan colaborar con los religiosos sacerdotes, continuó, es para que la Iglesia logre más.

El Prior general, asimismo, subrayó la importancia de Filipinas para la Orden y para la Iglesia. También relató lo esencial que es la vida interior, que es una marca de un agustino recoleto, para profundizar en la relación con el Señor a través del encuentro constante. Miguel Miró estuvo reunido además con la comunidad de Agustinos Recoletos del lugar.

El Prior general en San Sebastian College-Recoletos de Cavite

En Cavite, Miró reconoció la importancia de los más de 400 años de presencia de los Agustinos Recoletos en el país, pero también reconoció que mirar hacia atrás no es lo importante. La Orden tiene una misión que realizar y debe mirar hacia el futuro. «Están aquí para evangelizar, particularmente los jóvenes, que no son sólo el futuro del mundo, sino el presente de la Iglesia», dijo recordando las palabras del Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá el pasado mes de enero.

En su discurso de clausura, el Prior general resumió sus sentimientos con las palabras «Gracias, muchas gracias». Deseó que la felicidad que todos muestran provenga del corazón y, por lo tanto, que dure mucho tiempo. «Como enseñaba San Agustín, el conocimiento debe ser compartido», dijo y añadió: «Compartir es un camino hacia la felicidad». Agradeció a todos, incluyendo a los miembros de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta y a los padres del centro educativo presentes.

En la casa de formación de Miranila: «El único que puede renovar nuestros corazones es el Espíritu Santo»

«La comunidad no puede ser renovada por un solo día de visita. El único que puede renovar nuestros corazones es el Espíritu Santo». El Prior general Miguel Miró dejó un mensaje claro y directo a los religiosos agustinos recoletos de la Casa de Formación de Miranila. En su sermón, recordó a los formadores y seminaristas la importancia del mensaje del Papa sobre la conversión: la conversión personal y comunitaria. Explicó la necesidad de servir a la gente y de estar cerca de los que sufren: «Necesitamos también la conversión pastoral».

A los jóvenes de las JAR les pidió que fueran responsables y estudiaran: «Deberías aprender a utilizar bien tu tiempo libre, porque eso te ayudará.» Asimismo, animó a la FSAR a seguir su itinerario y dijo: «Tenemos que saber que ser seglar agustino recoleto nos ayudará en nuestra familia… vivimos la alegría de nuestra vida y tenemos que compartir la misma alegría».

«Me he recargado con todos ustedes»: el Prior general, en el Seminario Casiciaco

«Me han recargado para que pueda ir a otras comunidades y compartir con ellas la alegría que experimento aquí y el amor que recibo de ustedes», dijo el Prior general, Miguel Miró, a la comunidad de formadores y formandos en su discurso de despedida después de la cena del 14 de marzo. Miró visitó el Seminario Casiciaco en Baguio City, su última parada antes de emprender su viaje a Taiwán.

Además de encontrarse con los agustinos recoletos jóvenes y los religiosos formadores en un diálogo individual y comunitario, el Padre General tuvo un encuentro personal con los miembros de las Juventudes Agustino Recoleta (JAR) y de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta (FSAR).

Suscríbete a nuestra

Newsletter