San José, nuestra inspiración

San José es, para las familias cristianas, un maestro de oración, un promotor de la vocación familiar y la guía en la vida. Así lo explica en este artículo el agustino recoleto Jaazeal Jakosalem

La identidad de San José es identidad de presencia. Poco se sabe de él en las narrativas bíblicas, y sin embargo el «eslabón perdido» se complementa con nuestra rica tradición de fe. Su figura es más importante aún de lo que pensamos; su vida jugó un papel importante en la encarnación de Jesús. ¿Te imaginas a San José en tu familia? ¿Puedes encontrar su influencia dentro de tu familia?

San Juan Pablo II dijo de él: «El ejemplo de San José trasciende todos los estados de vida individuales y sirve como modelo para toda la comunidad cristiana, cualquiera que sea la condición y los deberes de cada uno de sus miembros….» (Redemptoris Custos, 1989).

San José, maestro de oración

San José es un maestro de vida. Enseñaba la vida como una escuela de oración. Su misión de cuidar de la vida de Jesús la tomó como su propia vida. Su trabajo es su oración; su labor para encontrar los medios para una vida mejor, fue su salmo de vida.

Imagínese cómo nuestros «padres» de hoy en día sacrifican sus vidas por nuestras familias. Trabajar día y noche para proveer y acompañar a nuestras madres en la construcción de una mejor familia. San José trabajó como ellos, se enfrentó a los múltiples desafíos de la vida, ganando poco y dispuesto a sacrificarse. El Papa Francisco dijo de él, citando la oración «cuya fuerza hace posible lo imposible… la fuerza de San José… Nunca dijo que no. Debemos tomar valor de esto. En los Evangelios, San José aparece como un hombre fuerte y valiente, un hombre trabajador, pero en su corazón vemos una gran ternura, que no es la virtud del débil, sino más bien un signo de fuerza de espíritu y de capacidad de preocupación, de compasión, de apertura genuina a los demás, de amor. ¡No debemos temer a la bondad, a la ternura!» Todo esto se convirtió en la inspiración de Jesús, y realmente lo formó más en su misión. San José es un influencer silencioso de la oración desde dentro de su familia y de los vecinos de la familia en Nazaret.

San José, promotor de la vocación familiar

La vida familiar es una vocación. Toda familia cristiana se enfrenta ahora al desafío de las diversiones sociales modernas; de las familias rotas, de los malentendidos; de los muchos heridos en nuestras familias, de nuestra propia creación, de nuestro fracaso a la hora de perder nuestras prioridades en nuestra vida familiar. A este respecto, San José nos recuerda la importancia de infundir el amor verdadero dentro y entre los miembros de la familia. Implica mucho sacrificio y una intensa dedicación de nuestro «José» en la familia; trabajar juntos con la «María» del hogar; compartir las bendiciones y los sacrificios.

Dios encarnado en una familia humana, por una elección divina. María y José acordaron abrazar la primera vocación de convertirse en instrumentos del amor de Dios por la humanidad. «José, hijo de David, no tengas miedo de llevar a María, tu esposa, a tu casa. Porque es por el Espíritu Santo que este niño ha sido concebido en ella. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados… Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y llevó a su mujer a su casa» (Mateo 1:20-24).

La imagen de la Sagrada Familia no evoca una familia escogida, sino la imagen de una familia arraigada en el amor. Nuestra familia ideal no debe ser una proyección de nuestros deseos; más bien, la familia real existe en las áreas socialmente desafiadas. No en esos hogares vacíos, sino donde el amor está entre padres e hijos. «María y José se amaban con un tierno amor matrimonial. José también amó a Jesús como su hijo. El amor conyugal y paternal de José fue un don del Espíritu Santo para ayudarle a vivir en la tierra como si ya estuviera en el cielo – un don dado, en gran medida, para ayudar a los hombres cristianos a ser esposos y padres castos y tiernos. En pocas palabras, San José es el modelo de todos los maridos y el ejemplo de todos los padres» (P. Frederick J. Miller, San José, Padre de los Padres).

San José, nuestra guía

Honramos la vida de San José porque él compartió una vida solidaria con Jesús. «Tu padre y yo te hemos estado buscando con gran ansiedad» (Lc 2,41). Esta frase es de María, que explica en su totalidad el amor paternal de san José. Nuestros padres en nuestras casas a menudo muestran una actitud pasiva y a la vez solidaria en nuestros ‘años de crecimiento’. Seguramente, todos estamos de acuerdo en que nuestros ‘José’ son los más sensibles y solidarios. «Él le ayudó a crecer y desarrollarse. Así que buscó un lugar para que el niño naciera. Lo cuidó, lo ayudó a crecer y lo enseñó a trabajar: muchas cosas, en silencio. Nunca tomó posesión del niño para sí mismo. Silenciosamente lo dejó crecer» (Homilía del Papa Francisco, 18 de diciembre de 2018). Él guió a Jesús como padre, y lo acompañó a crecer como persona.

Esta es la reflexión del Papa Emérito Benedicto XVI sobre San José: «Deseo extender una palabra particular de aliento a los padres para que tomen a San José como modelo. El que vela por el Hijo del Hombre es capaz de enseñarles el significado más profundo de su propia paternidad. De la misma manera, cada padre recibe a sus hijos de Dios, y son creados a imagen y semejanza de Dios. San José fue el esposo de María. De la misma manera, cada padre se ve a sí mismo confiado con el misterio de la feminidad a través de su propia esposa. Queridos padres, como san José, respetad y amad a vuestro cónyuge; y por vuestro amor y vuestra sabia presencia, llevad a vuestros hijos a Dios, donde deben estar (cf. Lc 2, 49)». (Benedicto XVI, Camerún, 2009)

¿Dónde están los padres hoy? Lamentablemente, se enfrentan a las realidades de la vida. Podemos encontrarlos víctimas de las adicciones de la sociedad o murieron con sueños fallidos. Los valores en la familia están fallando, pero todavía hay esperanza,. Tenemos el deber de acompañar a nuestros padres que se están perdiendo y perdiendo la esperanza. Como hijos y esposas, traigamos a nuestros ‘José’ a casa, devolvamos el amor.

San José nos guía a abrazar la humildad como método de vida. «San José debe estar marcado por las virtudes de: «la humildad, que atrae la benevolencia del Padre; la intimidad con el Señor, que santifica toda la obra cristiana; y el silencio y la ocultación, junto con el celo y el trabajo duro para cumplir la voluntad del Señor». (Papa Francisco).

Jaazeal Jakosalem OAR

Suscríbete a nuestra

Newsletter