WhatsApp Image 2017-03-22 at 19.31.17

Creadores de comunión

Han pasado ya cuatro meses desde que terminó el Capitulo General. Para muchos religiosos y laicos, las decisiones del Capítulo han sido motivo de esperanza. Van surgiendo nuevas expectativas. Me han sorprendido muchas de las reacciones de los más jóvenes, de los de media edad y de los ancianos. En estos meses he participado en muchas reuniones, y percibo que las experiencias vividas se han ido sedimentando. He visto nuevas inquietudes, han surgido propuestas audaces y, a veces, me parece que crujen viejas estructuras. Nos gusta ser espectadores de aciertos y decisiones y cuánto nos cuesta arriesgar en la conversión del corazón.

Sí, podemos cambiar el lenguaje y el envoltorio; pero, si siguen las mismas actitudes de fondo, de poco sirve soñar y hacer proyectos que se quedan en mera ilusión. Qué fácilmente nos dejamos robar la esperanza, la esperanza verdadera, la que brota del encuentro con Jesús y que entiende la vida como un camino en común, con riesgos y dificultades, que nos conduce a la casa del Padre.

El papa Francisco nos dijo a los agustinos recoletos: “Este camino junto a Jesús se convertirá en oración de acción de gracias y en purificación interior. La memoria agradecida de su amor en nuestro pasado nos impulsa a vivir el presente con pasión y de manera cada vez más valiente; entonces sí podemos pedirle: «Manda lo que quieras». Pedir esto implica libertad de espíritu y disponibilidad. En este momento de modo especial, nos pide que seamos sus «creadores de comunión»”.

Para comenzar a ser creadores de comunión en las familias, en las comunidades y en la sociedad, os invito en este tiempo de Cuaresma a experimentar la propuesta de san Agustín: “Que todos vuestros trabajos se realicen para el bien común, con mayor dedicación y más asidua presteza que si cada uno los hiciese para sí. Porque la caridad, de la que está escrito «que no busca lo propio» (1Cor 13, 5), se entiende así: que antepone las cosas comunes a las propias, no las propias a las comunes” (Regla 5,2). Seguro que así cambiarían muchas cosas, superaríamos el egocentrismo y nos sentiríamos mucho más felices.

 

Fr. Miguel Miró

Prior General
Orden de Agustinos Recoletos

 

 

 

Comentarios

comentarios

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Portugués

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

*