Del 1 al 4 de febrero se celebró en la casa de Formación San Ezequiel Moreno de Costa Rica el inicio del postulantado, primera fase por la que pasan los jóvenes que tienen vocación para ser frailes en la Orden de Agustinos Recoletos.

El postulantado comenzó el 1 con la celebración de la Eucaristía por el Delegado de Costa Rica, fray Martin Luengo, y les dio la bienvenida a los cinco nuevos miembros de la comunidad. A este nuevo curso de postulantado se han unido jóvenes de diferentes partes como Honduras, El Salvador, NicaragÜa y Costa Rica.

Después de ese acto los jóvenes tuvieron una primera reunión con fray Martin, quien les habló de la Delegación de la OAR en Costa Rica y de la Orden. Tras esta primera toma de contacto tuvieron una segunda reunión, ya con el resto de frailes que conforman esa comunidad y que serán los encargados de su formación durante este curso.

Un trabajo intenso para conocer la OAR en profundidad

En este curso se pretende que los postulantes conozcan todas las realidades que conforman la Orden como las JAR, las FSAR, el CEAR, IFAR, además de temas de pastoral y oración…etc. Todo esto acompañado por las enseñanzas de San Agustín.

Para estos días se contó con la presencia de frailes y laicos comprometidos de la OAR para desarrollar los temas mencionados antes.

Tiempo para el ocio, también en comunidad

Durante estos días, además de lo formativo y la oración también hubo tiempo para vivir en comunidad una salida cultural, esta vez realizando la “Ruta de las Iglesias”.

Para concluir el curso la última noche fue la “noche cultural” donde los postulantes rieron y cantaron compartiendo este momento con otros frailes de la comunidad.

Es aquí donde se inicia para estos jóvenes el camino de discernimiento cuya finalidad es tened un solo corazón y una sola alma dirigidos hasta Dios.