La Federación de Monjas Agustinas Recoletas de México analiza en su VI Asamblea Federal la labor que deben realizar como religiosas contemplativas. “Somos el corazón orante de la Iglesia y tenemos que seguir latiendo con fuerza”

¿Qué papel deben desempeñar las agustinas recoletas contemplativas? Es la pregunta que desde el pasado 16 de septiembre y hasta el 26 del mismo mes se realizan las Monjas Agustinas Recoletas de México en su VI Asamblea Federal. Una vez elegida la Presidenta federal para los próximos seis años la asamblea está valorando los distintos aspectos de su carisma. La apertura sin rechazar la clausura o la comunión entre las religiosas son algunos de los puntos que están analizando las participantes en la asamblea.

“La asamblea federal es el órgano que motiva a vivir nuestra identidad carismática; es donde se ve la unión de los monasterios en esta asamblea que reúne almas y corazones para caminar hacia Cristo para caminar con un carisma específico”. Así analiza este encuentro la Hna. Rosa María Mora, reelegida Presidenta federal de las Monjas Agustinas Recoletas para los próximos seis años.

Ante todo, uno de los puntos más preocupantes es cómo añadirán al gobierno y estatutos de la Federación los últimos escritos del Papa Francisco dirigidos a la vida contemplativa. “Tenemos un trabajo especial porque el santo Padre ha sacado una nueva instrucción y varios puntos que se tienen que tener muy en consideración para cambiar estatutos”, analiza una de las religiosas presentes en el encuentro.

Además de esto, las religiosas estudian de qué forma hay que adaptar su carisma contemplativo a la sociedad del siglo XXI. “Tenemos que abrirnos, conservando las bases, nuestra clausura, la vida interior, pero abriendo nuestras casas, que son un tesoro de oración e interioridad, para que la misma sociedad pueda encontrarse consigo misma”. Es la lectura exacta que realiza otra religiosa participante en la asamblea.

Otro de los puntos, el de la comunión, ha avanzado. Así lo afirma una de las monjas agustinas recoletas más mayores y que está participando de este encuentro: “Antes vivíamos cada cual en nuestra comunidad, con nuestra alma y nuestro corazón; ahora ya podemos decir que vivimos con un alma y un solo corazón”.

La fraternidad y la comunidad surge de la contemplación, según analiza el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró. “De la contemplación y de la unión con Cristo es de donde surge la disposición misionera”, dice. Presente en la apertura de la VI Asamblea Federal, Miguel Miró agradeció las oraciones que diariamente se realizan en todos los monasterios por su labor y la de la Orden. Asimismo, destacó el sentido de pertenencia como Orden de las agustinas recoletas contemplativas y resaltó los cambios que están habiendo en el seno de los Agustinos Recoletos como excusa para mirar al futuro “con esperanza e ilusión”.

Las Monjas Agustinas Recoletas están acompañadas durante su Asamblea Federal y durante todo el año por el Asistente federal, el agustino recoleto Francisco Javier Legarra. Él mismo destaca que la federación “se encuentra en una primavera” debido a ls tres fundaciones que se han llevado a cabo o se realizarán próximamente.

A la Asamblea federal acuden las prioras de los conventos federados así como las religiosas designadas por los capítulos locales de cada comunidad. Durante cerca de diez días están revisando y revitalizando la labor que realizan en México, Colombia, Brasil y próximamente en Costa Rica.