Jaazeal Jakosalem OAR ha dado a conocer en la cumbre del clima de Bonn (Alemania) las acciones que los Agustinos Recoletos y ARCORES Filipinas realizan en defensa del medio ambiente y contra el cambio climático, siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco en Laudato Si

La Orden de Agustinos Recoletos ha participado en la cumbre del clima de Bonn (COP23) que la ONU ha celebrado en la ciudad alemana del 6 al 17 de noviembre. Jaazeal Jakosalem OAR, representando a la Orden, ha explicado en la cumbre el trabajo de los Agustinos Recoletos en Filipinas por el desarrollo sostenible, una de las bases del proyecto de ARCORES.

Jakosalem ha participado en la conferencia de la ONU como miembro de la delegación de Filipinas para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El fraile agustino recoleto dirige en el país asiático los talleres y trabajos que los Agustinos Recoletos llevan a cabo en defensa del medio ambiente. La principal es el Recoletos Eco-Park en Maslog, un gran pulmón verde a cargo de la Universidad Recoletos San José de Cebú.

El trabajo de Jakosalem en la cumbre ha sido el de defender un desarrollo sostenible y orientar la lucha contra el cambio climático desde una perspectiva cristiana, siguiendo las enseñanzas que dejó escritas el Papa Francisco en su encíclica ‘Laudato Sí’. Por eso su presencia en la cumbre está siendo importante tanto para el actual Gobierno Filipino, al que representa en primer lugar, como para la Iglesia Católica.

“Hemos pretendido asegurar que en esta COP23 de Bonn el llamado del Papa Francisco a proteger las islas vulnerables, los pobres y la Madre Tierra en la agenda de cada país quede representado”, dice Jaazeal Jakosalem.

“Soluciones para ayudar a las víctimas del clima”

En primera persona explicó a los participantes de la cumbre de Bonn la situación que ha pasado Filipinas recientemente con el tifón Haiyan que azotó las islas hace cuatro años y cómo los Agustinos Recoletos -ahora desde ARCORES- está intentando prever fenómenos como estos si se repiten.

“Hace cuatro años, el tifón Haiyan aterrizó en nuestras islas, causando casi 10.000 muertes y más de 14 millones de personas afectadas en 46 provincias”, explicó. Tras lo ocurrido, en los 2015 meses previos a la COP21, el Movimiento Climático Católico Global, al que pertenece la Orden de Agustinos Recoletos, reunieron 850,000 firmas, 98% de Filipinas, que fueron entregadas a París como una manifestación popular, contribuyendo al significativo Acuerdo de París.

Jakosalem explicó la labor por el desarrollo sostenible que los Agustinos Recoletos realizan actualmente: “Lo que hacemos ahora es hacer soluciones alternativas para ayudar a las víctimas del clima. Les enseñamos cómo hacer y montar lámparas solares, proporcionándoles becas educativas y medios de vida participativos y significativos”. “Esta COP23 facilita las estrategias de implementación del Acuerdo de París, esperamos que podamos disminuir, esperamos que no agreguemos más víctimas del clima, esperamos que podamos continuar sanando a la Madre Tierra”, concluyó.

Aprovechando su presencia en la Cumbre del Clima de Bonn, Jakosalem también asistió y participó en la reunión “Católicos  COP23” del 15 de noviembre de 2017, organizada por el Movimiento Climático Global Católico y en la que estuvieron presentes la delegación de la Santa Sede, organizaciones católicas de desarrollo (CIDSE, CAFOD, Caritas Internationalis, Misereor, Proyecto de Realidad Climática, etc.), y otras órdenes religiosas como los Jesuitas. Asimismo, el 16 de noviembre de 2017, el Movimiento Climático Global Católico y otras organizaciones interreligiosas también se reunieron para elaborar estrategias de cara a la COP24 el próximo año en Katowice (Polonia) en la que también estarán presentes los Agustinos Recoletos. Inicialmente está planteado el Encuentro Interreligioso de Asís -donde vivó San Francisco, importante defensor del medio ambiente- y la Peregrinación Climática de los Pueblos, que irá desde Asís hasta la ciudad polaca donde se organiza la cumbre.