El Departamento de Pastoral del Colegio San Agustín de Valladolid, centro educativo de los agustinos recoletos en esta capital castellano-leonesa, ha dado por cerradas la “Operación Kilo” y la “Operación Juguete” que inició al comienzo del tiempo de adviento, con el objetivo de llevar a cabo una auténtica Navidad solidaria entre toda la comunidad educativa.

Aunque otros años se destinaba todo lo recogido en comida no perecedera a Sierra Leona, en esta ocasión y ante tanta necesidad en un entorno de crisis económica como la que se vive en España, se decidió compartir también lo recogido con familias y colectivos de Valladolid.

El colectivo de voluntarios (la clase de 3º B de la ESO y su tutor, el agustino recoleto José Antonio Román) llevó a cabo la recogida por las clases, y el resto de alumnos del Colegio ayudó en la clasificación de objetos así como en el reparto de alimentos a varias familias necesitadas y a algunas instituciones como Cáritas y el Banco de Alimentos en Valladolid.
Por otro lado, el grupo Kamabai de Parquesol, llevó a cabo su Operación Kilo en varios colegios de ese barrio de la capital castellano-leonesa y lo entregó en el colegio San Agustín para unirse a la campaña del centro educativo. Su aportación fundamental fueron la leche y las papillas infantiles.

Además, el grupo del barrio de Parquesol, en unión con la sede en Castilla y León de la ONGd Haren Alde, preparó un mercadillo solidario en el centro cívico Juan de Austria. La recaudación obtenida, 1.600 euros, se ha destinado en su totalidad a la compra de papillas y leche en polvo para los niños del “Kinder San Agustín” de Kamabai, centro pionero de Educación Preescolar en Sierra Leona que fue construido y amueblado con fondos recogidos por el Grupo Parquesol.