De cada 25 agustinos recoletos sólo uno tiene el inglés como lengua madre. Sin embargo, en la práctica, el inglés es herramienta ordinaria de comunicación de un 22% de la Orden debido, sobre todo, a los 170 religiosos filipinos. En el archipiélago asiático tiene la Orden su núcleo más pujante, su cantera más joven (44 años de media de edad) y el futuro más prometedor (10 novicios, 108 postulantes y 27 aspirantes).

De ahí que, por primera vez, la Orden haya decidido realizar una traducción inglesa autorizada de las nuevas constituciones, aprobadas por la Santa Sede hace menos de dos años. Para todo este sector emergente de la Orden, se trata de una novedad muy importante. El español, que antaño fuera la lengua culta hablada en Filipinas, hoy es allí un idioma desconocido. Por primera vez los religiosos, jóvenes formandos y aspirantes, así como las hermanas agustinas recoletas y los miles de hermanos de la fraternidad seglar y simpatizantes en general, van a tener a su alcance un texto garantizado del documento que expresa el carisma agustino recoleto.

Luzón y Visayas

Y que están deseosos de conocerlo lo prueba el éxito tenido por la convocatoria de los pasados 7 y 8 de enero. El Secretariado de Espiritualidad y Liturgia de la Provincia de San Ezequiel Moreno en Filipinas, había organizado para esos días unas conferencias de ambientación, ante las expectativas provocadas por la inminente aparición de la edición impresa. Samson Silloríquez suscitó la atención de una numerosa audiencia. Primero en el teologado de Mira-Nila (Quezon City), para los ministerios de Luzón; y, el día 8, para todo Visayas, en la Universidad de San José–Recoletos de Cebú.

En ambas sedes el Consejero General explicó a los presentes el proceso que ha conducido a los cambios actuales. Hizo ver el enriquecimiento del nuevo texto, al añadirse a él numerosas referencias agustinianas, además de citas bíblicas y documentos de la Iglesia. Pasó también revista a los cambios más significativos tanto en la parte espiritual y teológica como en la de formación, apostolado misional, ministerial y educacional y gobierno. Respondió, una vez concluida su ponencia, a cuantas preguntas y reflexiones se le ofrecieron. Y terminó, en fin, animando a todos a estudiar y profundizar el conocimiento de las Constituciones, a fin de entender y vivir mejor el carisma de la Orden.