Los días 4, 5 y 6 de agosto tuvo lugar el Encuentro Vocacional Agustino Recoleto en la comunidad de la Curia Provincial de la Provincia Santa Rita de Cássia, en Ribeirão Preto (Brasil). En estos días de oración, convivencia fraterna, reflexión y maduración vocacional, participaron 7 jóvenes. Por otro lado, se sumó durante un día al encuentro una joven que ingresará el próximo curso en en la comunidad de las Monjas Agustinas Recoletas de Guaraciaba, CE.

La conducción del encuentro corrió a cargo de fray André Pereira de Arruda y fray Gustavo Barbiero Mello (promotores vocacionales de la Provincia Santa Rita de Casia). Los jóvenes participantes pudieron conocer un poco más del carisma agustino-recoleto conviviendo más de cerca con los frailes de la comunidad y compartiendo momentos con la propia comunidad.

Discernir la llamada y la voluntad de Dios

El objetivo principal del encuentro vocacional siempre es ayudar a los jóvenes que buscan la Orden de los Agustinos Recoletos con alguna inquietud vocacional a discernir la llamada y la voluntad de Dios en sus vidas. Además, pretende crear lazos de confianza y amistad, promover la convivencia de los jóvenes con los frailes, seminaristas y también entre los propios participantes del encuentro que el curso que viene ingresaran en la Provincia Santa Rita de Casia.

Las actividades principales y específicas de este encuentro fueron: la película de la vida de San Agustín, San Agustín y la OAR (con fray Sérgio Peres), el Carácter Contemplativo de la OAR (con fray Leopoldo), Carácter Comunitario de la OAR (con el hermano André) Carácter Apostólico de la OAR (con fray Wesley) y un paseo en Batatales, donde participaron de la celebración eucarística. Durante todo el encuentro el equipo utilizó el material formativo propuesto por la Orden, como el Itinerario Vocacional Agustino Recoleto (IVAR), y demás materiales de la Iglesia.

Las otras actividades, comunes a todos los encuentros, se desarrollaron durante los tres días del encuentro, tales como la participación en momentos fuertes de oración, la convivencia comunitaria, las diversas dinámicas, el compartir y la interiorización.

Los momentos más marcados fueron la oración de la Liturgia de las Horas y el desierto para la meditación y profundización de la Palabra de Dios. En los momentos de recreación comunitaria con los frailes de la comunidad, se promovieron convivencias dirigidas por dinámicas, compartir y recursos audiovisuales.

La Eucaristía de clausura se celebró el domingo a las 10h, en el templo de la parroquia San José, y estuvo presidida por fray Reginaldo, acompañado en el presbiterio por fray Gustavo.