Los agustinos recoletos de Filipinas celebraron el 250 aniversario de la llegada de los primeros religiosos a la isla de Bohol con motivo de la festividad de San Ezequiel Moreno. Tras superar la Rebelión de Dagohoy, los frailes recoletos evangelizaron el extenso territorio y construyeron numerosas parroquias y catedrales para los casi 250.000 boholanos. En 1937 abandonaron la labor pastoral

En 1768 entró en vigor el Real Decreto del Rey español Carlos III mediante el cual expulsaba a la Compañía de Jesús de las colonias españolas. Por este motivo, la isla de Bohol (Filipinas) fue entregada al cuidado pastoral de los Agustinos Recoletos. La evangelización era el objetivo primordial de los nueve frailes misioneros que llegaron a la isla filipina entre julio y noviembre del mismo año, durante la Rebelión de Dagohoy.

Los agustinos recoletos de Filipinas han celebrado el 250 aniversario de la llegada de los agustinos recoletos a la misión de Bohol. Dos siglos y medio interrumpidos en 1898, cuando los misioneros se vieron obligados a abandonar la isla debido a la revolución filipina regresando cinco años más tarde, y en 1937, cuando los agustinos recoletos cedieron definitivamente sus ministerios al clero diocesano. Con motivo de la celebración de la festividad de San Ezequiel Moreno, el 18 y 19 de agosto se sucedieron las eucaristías y actos de conmemoración por este gran aniversario.

En los ocho ciudades de Bohol donde comenzó la misión de los Agustinos Recoletos se realizaron numerosas celebraciones. El Prior provincial de la Provincia San Ezequiel Moreno, Dionisio Selma, presidió dos de las eucaristías que tuvieron lugar en las catedrales de Talibon y Tagbilaran. En la primera, Selma bendijo y entronizó durante la celebración la imagen de San Ezequiel Moreno, santo agustino recoleto que comenzó su misión en Filipinas. En su festividad el 19 de agosto, Dionisio Selma celebró la eucaristía en Tagbilaran. En su homilía destacó el compromiso de los misioneros agustinos recoletos con la eucaristía como pan de vida. “Su fuerza, ¿de dónde provenía? Del pan eucarístico, que es Jesús”, dijo.

Con la frase “Gratitud por la fructífera evangelización de la isla de Bohol”, las distintas celebraciones resaltaron la importancia que han tenidos los agustinos recoletos en la evangelización de la población de Bohol. Al hilo de esto, todas las celebraciones destacaron además la celebración de la Expedición Vocacional OAR, enmarcada en este aniversario por la importancia que en la vocación agustino recoleta tiene la misión.

Los agustinos recoletos estuvieron presentes en las celebraciones que tuvieron lugar en las ocho primeras ciudades de Bohol en las que se establecieron los misioneros: Jagna, Loboc, Dauis, Loay, Baclayon, Loon y Maribojoc, además de Tagbilaran y Talibon. En las parroquias de estos lugares, los religiosos agustinos recoletos de la Provincia San Ezequiel Moreno celebraron múltiples eucaristías junto a los sacerdotes diocesanos que actualmente se encuentran en estos lugares.

Los ocho primeros misioneros en Bohol

Fray Pedro de Santa Bárbara -nombrado Vicario provincial de la isla-, Fray Pedro de la Concepción, Fray Juan de San Ignacio de Loyola, Fray José de Santa Orosia, Fray Nicolás de la Asunción, Fray Julián de Santa Ana, Fray Manuel de la Consolación y Fray Carlos de San Miguel fueron los primeros recoletos que llegaron a Bohol. Los nueve frailes fueron encomendados a cada una de las nueve parroquias que los religiosos jesuitas habían levantado en la isla. Lamentablemente, el último de ellos, Fray Carlos de San Miguel, falleció dos meses antes de su asignación parroquial.

Los agustinos recoletos llegaron en plena Rebelión de Dagohoy, lo que supuso un auténtico desafío para los religiosos misioneros. Pese a ello, no cesaron en su labor evangelizadora hasta 1898 debido a la revolución filipina. Entonces, los recoletos dejaron 33 parroquias para los 249.994 boholanos. Solo fueron cinco años. Regresarían en 1904 para administrar los ministerios de Mabini, Valencia, Candijay, Clarçin, Dueron y Guindulman.

En 1937, los agustinos recoletos dejaron definitivamente Bohol. En esos 169 años desde su llegada, los Agustinos Recoletos establecieron parroquias y centros de oración en otras 27 ciudades de la isla. El historiador agustino recoleto Emilio Edgardo Quilatan aseguró que tras la marcha de la Orden, “la fe cristiana creció continuamente y siguió dando frutos en las vocaciones sacerdotales y religiosas”. La familia agustino recoleta sigue allí presente. Aunque la Orden de Agustinos Recoletos abandonó Bohol, siguen realizando su misión las Augustinian Recollects Sisters en Guindulman, Jagna y Talibon.

Imágenes: Agustinos Recoletos Filipinas