Cristo debe ser para nosotros el día, pues mientras vivimos entre tentaciones es noche. Y, en esta noche, Dios perdona a los pecadores y no les quita de en medio; los aflige con tentaciones para que se corrijan.

Enarrationes in psalmos 100,13