En realidad, a esta costumbre de que hablo llega el alma con un cuarto paso. El primero es como cierto cosquilleo del deleite en el corazón; viene el segundo con el consentimiento; el tercero es la obra, y el cuarto, la costumbre.

Sermo 154,1