De este modo, mis dos voluntades, una vieja, otra nueva; aquélla carnal, espiritual ésta, peleaban entre sí, y a porfía desconcertaban mi alma.

Confessiones VIII, 5,10