Pero vemos que el alma es pecadora, y se revuelca en miserias, y busca la verdad, y anda menesterosa de un libertador. Estas alteraciones me muestran que ella no es Dios.

Contra Fortunatum 1,11