Voy en busca de aquel ser puro, voy en busca del ser verdadero; busco el ser auténtico, el ser que está en aquella Jerusalén donde no hay muerte, ni desfallecimiento, ni día pasajero, precedido del ayer y empujado por el mañana.

Enarrationes in psalmos 38