He aquí que la mente se tiene presente a sí misma, se entiende, se ama; si vemos esto, vemos la Trinidad; no ya a Dios, sino la imagen de Dios.

De Trinitate XIV, 8,11