La primera comunidad de Monjas Agustinas Recoletas en Colombia llegó a su nuevo convento en Bogotá el mismo día que fue creada ARCORES Colombia, que unificará la labor solidaria de la familia agustino recoleta en el país y se une a la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta

Después de su llegada la pasada semana, las siete monjas agustinas recoletas que conforman la primera comunidad de religiosas agustinas recoletas contemplativas en Colombia llegaron este martes a su nuevo convento en Bogotá. Un momento histórico y esperado que se produjo el mismo día que la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES se instaló definitivamente en el país con la constitución de ARCORES Colombia. La familia agustino recoleta aumentó en apenas unas horas su labor en Colombia con el inicio de su labor contemplativa y solidaria.

En la Curia provincial de Nuestra Señora de la Candelaria, donde durante siete días se ha preparado la comunidad de Monjas Agustinas Recoletas antes de su llegada al nuevo convento, tuvo lugar la creación de ARCORES Colombia, el nuevo miembro de la Red Solidaria Internacional que unificará la labor solidaria de la familia agustino recoleta en el país. Las fundaciones, instituciones y proyectos sociales vinculadas a los Agustinos Recoletos y las congregaciones agustinas recoletas femeninas pasarán a formar parte de este proyecto solidario: la labor solidaria de la UNIAGUSTINIANA, la Fundación San Ezequiel Moreno -de las Agustinas Recoletas de los Enfermos- o la Fundación Nuestra Señora de la Candelaria -vinculada a la Provincia del mismo nombre-.

El Prior provincial, Albeiro Arenas, firmó el acta constitutiva junto a la Superiora general de las Agustinas Recoletas de los Enfermos, la hna. Inés Castiblanco, el Rector de la UNIAGUSTINIANA y representantes de las Misioneras Agustinas Recoletas, las Juventudes Agustino Recoletas y la Fundación San Ezequiel Moreno, que ayuda a los enfermos de cáncer y sus familias. Aunque ya está constituida, ARCORES Colombia deberá ahora ser inscrita legalmente según los requisitos del país. ARCORES crece con el nacimiento de un nuevo miembro en Colombia, que se une a los ya creados en Brasil, España, Filipinas, México y Venezuela.

El documento de creación del organismo solidario también fue firmado por la Priora de la comunidad de Monjas Agustinas Recoletas que, después del sencillo acto de fundación de ARCORES en el país, se instaló en el nuevo convento de clausura -el primero de Agustinas Recoletas en Colombia- que llevará por nombre Nuestra Señora de la Candelaria. Las siete religiosas contemplativas llegaron a Bogotá el pasado martes y hasta ahora habían preparado su llegada a su nueva casa. La comunidad se instaló finalmente este martes, donde ya han comenzado su labor.