La familia agustino recoleta acogió el pasado sábado a un nuevo integrante en México. Fray Ricardo Magallanes realizó su profesión solemne en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de los Hospitales de Ciudad de México

En la festividad de la Virgen del Rosario, la familia agustino recoleta añadió un nuevo integrante. En la parroquia de Nuestra Señora de los Hospitales de Ciudad de México el joven mexicano Fr. Ricardo Magallanes Sánchez realizó su profesión solemne. Hizo su promesa de vivir en pobreza, castidad y obediencia toda su vida, como indican las constituciones de la Orden.

La celebración estuvo presidida por el Vicario de la Orden de Agustinos Recoletos en México y Costa Rica, Fr. Francisco Javier Acero. En la homilía, le invitó a buscar a Dios en los más necesitados, en las nuevas pobrezas humanas que piden escucha y presencia. También habló de la confianza plena en Dios, más que en los hombres, pues éstas últimas generan falsas expectativas.

“Necesitamos religiosos soñadores”

“Fray Ricardo, necesitamos religiosos soñadores, ilusionados, alegres que transmiten esperanza porque se encuentran con Cristo”, predicó Fr. Acero, quien le recordó además que “la autenticidad y la transparencia te la está enseñando la comunidad parroquial que te ha acogido para vivir este tiempo de inserción pastoral”. “Esta comunidad -dijo- es una gran universidad en la que los maestros están en los hospitales, acompañando al enfermo, en las funerarias escuchando la impotencia que causa la muerte, y en los laicos de esta comunidad que te enseñan a caminar con alegría en medio de las dificultades”.

En la primera fila estuvieron presentes los padres y familiares del Fr. Ricardo Magallanes, quienes vivieron con emoción el momento de su entrega a Cristo. Fr. Francisco Javier Acero agradeció a los padres de Ricardo la confianza que tuvieron en la Orden desde pequeño cuando ayudaba en la capilla del Perpetuo Socorro en la comunidad de san Juan Diego, en la localidad de Ciudad Delicias de Chihuahua. Además, recordó que el agradecimiento es el principio de la fraternidad.

“Misericordia de Dios y vuestra compañía”

Fray Ricardo se presentó a la comunidad religiosa pidiendo “la misericordia de Dios y vuestra compañía”. Postrado en el suelo, entregó su vida a Dios. Posteriormente, una vez concluida la fórmula de profesión solemne, se fundió en un abrazo con el Vicario y los concelebrantes. Los aspirantes y postulantes de las casas de formación de México ayudaron en la ceremonia. Al término de la eucaristía, Fr. Ricardo dirigió unas palabras de agradecimiento a los presentes.

Cantaron durante la celebración las religiosas contemplativas M.A.R. (Misioneras Agustino Recoletas) del Monasterio del Sagrado Corazón de Jesús. Estuvieron además presentes miembros de las fraternidades de México, los jóvenes de las Juventudes Agustino Recoletas y los laicos cercanos a la comunidad parroquial de Nuestra Señora de Guadalupe de los Hospitales. Terminó la ceremonia con el canto de la Salve y el Joseph.