El lunes 28 de agosto, se dieron cita los agustinos recoletos presentes en Roma, en la Basilica San Agustín, para celebrar la Solemnidad de San Agustín con los religiosos y religiosas de la Orden de San Agustín.

La celebración dio comienzo a las seis de la tarde con el canto solemne de las vísperas; seguidamente, el arzobispo emérito de Palermo, el cardenal Salvatore De Giorgi, presidió la eucaristía que fue concelebrada por todos los sacerdotes agustinos presentes.

San Agustín, buen pastor

En la homilia, el cardenal Giorgi recordó diversas etapas de la vida de san Agustín, e iluminado por el evangelio aplicó la figura del buen Pastor a Agustín, recordando su celo apostólico y evangelizador que sigue estando vivo, especialmente en cada sacerdote y obispo agustino. Al concluir la eucaristía hubo también un compartir fraterno con todos los religiosos y religiosas presentes, al mejor estilo agustiniano.