El prior General de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, anunció el pasado 19 de agosto mediante un oficio interno dirigido a todas las comunidades,  la apertura de un nuevo ministerio misionero, de carácter interprovincial y gestionado como casa de la Curia General de la Orden, con residencia en la ciudad de Antilla y servicio extendido a esa ciudad y a las de Báguano y Tacajó. Todas ellas están situadas en la provincia y diócesis de Holguín en Cuba.
El prior general en el oficio remitido a todas las comunidades, animó a que el proceso de revitalización de la Orden “no puede quedarse en planteamientos teóricos, en la simple unión de provincias y seguir haciendo las cosas como si nada nuevo pudiera nacer y crecer” y de ahí, esta nueva misión evangelizadora.

Los agustinos recoletos en Cuba

Teniendo en cuenta que en el Proyecto de vida y misión se encomienda al Prior general y su consejo estudiar la posibilidad de participar como Orden en algún proyecto misionero intercongregacional, el Consejo General ha acogido la propuesta de Monseñor Emilio Aranguren, obispo de Holguín, Cuba, para fundar una comunidad en su diócesis y colaborar con otras congregaciones religiosas en la difícil tarea de evangelizar en un ambiente social adverso.
Esta comunidad estaría formada por cuatro religiosos dispuestos a vivir en la pobreza y a trabajar unidos en un ambiente marcado por la escasez de medios. La comunidad deberá ser consciente de la necesidad de la oración y la vida fraterna para afrontar las dificultades materiales, sociales y espirituales que se dan en un ambiente materialista y de indiferencia religiosa.

Diócesis de Holguín

El municipio de Antilla tiene 101 kilómetros cuadrados y algo más de 12.000 habitantes. Es uno de los municipios más pequeños de Cuba, de fundación relativamente reciente (1925) y famoso por su belleza natural. Se trata de una estrecha franja costera que ocupa la Península El Ramón. Cuenta con tres Consejos Populares, uno con características urbanas y dos mixtos con 35 circunscripciones.

La actividad económica de más envergadura está vinculada a su gigantesca bahía, que ofrece facilidades de navegación para los buques de mayor calado. Cuenta con una sólida superestructura portuaria, grandes almacenes y depósitos, molinos de granos y transporte ferroviario.
Su economía está también ligada a la ganadería, la pesca y la agricultura. Hubo una mina de oro. Por sus bellezas naturales y la coyuntura actual hay una gran potencialidad para el desarrollo turístico, así como planes de construcción de hoteles y otras instalaciones de servicio.

El Catolicismo es mayoritario entre quienes profesan alguna religión, aunque también hay cristianos metodistas y bautistas, neopentecostales adventistas y pentecostales, así como Testigos de Jehová y Yoruba.

El municipio de Báguanos tiene dos grandes centros urbanos, el de Báguanos (algo más de 15.000 habitantes) y el de Tacajó (más de 35.000). En sus tierras se han producido importantes batallas desde el periodo colonial (años 1869, 1895, 1898, 1952…). La industria azucarera tenía un importante desarrollo y es en esta ciudad donde surge el primer partido comunista y, al caer el general Machado, se forman Soviets. Aunque al inicio del periodo político actual la ciudad recibió importantes beneficios del Estado, con gran inversión en áreas como la educación o la salud, hoy algunos lo califican como el municipio olvidado de la Revolución, con un deterioro importante de los servicios públicos y lugares de pobreza extrema, como San Juan de las Puercas.

Las Misioneras Agustinas Recoletas en Cuba

Las Misioneras Agustinas Recoletas fueron la primera congregación de la Familia Agustino-Recoleta que llegó a Cuba, en 1991. Su comunidad está situada en Morón (Ciego de Ávila), a exactamente 406 kilómetros de Antilla, cinco horas y media de traslado en vehículo privado por la carretera Circuito Norte.