Cumplido un año del LV Capítulo General, analizamos la labor de los secretariados en estos meses y el trabajo que aún queda pendiente para los siguientes cinco años

El 28 de octubre de 2016 se cerraba el LV Capítulo General de los Agustinos Recoletos con el nombramiento de los consejeros generales a cargo de los cuatro secretariados de este sexenio. Su labor en el primer año ha sido de reconocimiento y algunas de las principales acciones encomendadas por las comisiones del Capítulo ya se están llevando a cabo.

La labor, admiten los cuatro, no está siendo fácil. “Es complicado hacer ver en cada ministerio y lugar lo que nos gustaría que se hiciera aunque es bonito cuando vemos la ilusión de los hermanos en los proyectos más importantes”, dice uno de ellos.

ARCORES, el gran proyecto del Secretariado de Apostolado Social

Quizás una de las tareas más complicadas y que está llevando más trabajo es la creación de ARCORES, la nueva red solidaria internacional agustino recoleta que está siendo coordinada desde el Secretariado de Apostolado Social. Su responsable, Antonio Carrón, es quien está dirigiendo la nueva red y guiando los pasos que quiere seguir el Consejo General.

ARCORES será presentada próximamente, el 1 de diciembre en Granada. La labor del Consejero General de Apostolado Social ha sido la de recorrer el mapa de la Orden y adelantar la nueva realidad social que pretenden llevar a cabo los Agustinos Recoletos. “Es un proyecto muy grande y que requiere el compromiso de todos porque si no, no será posible”, indica.

Además de entrevistarse con los vicarios y responsables de la Orden en cada país, Antonio Carrón ha dirigido la elaboración de los estatutos de ARCORES y la creación de las líneas a seguir durante los primeros meses de vida de la nueva red solidaria. Todo esto junto a Simón Puertas, quien coordina ARCORES desde su sede técnica en Madrid.

En el Secretariado de Apostolado Social y Educativo y de Comunicación, el de ARCORES es el reto más importante. Dentro del panorama educativo, lo designado por el Capítulo para Antonio Carrón fue revisar la labor pastoral en cada lugar y analizar si realmente se está cumpliendo el objetivo de cada colegio en cuanto al apostolado.

La JMJAR, el gran reto del Secretariado de Apostolado Juvenil y Vocacional

En el Secretariado de Apostolado Juvenil y Vocacional trabajan en dos acciones relevantes que dictó el Capítulo General. Una de ellas es el próximo año de Expedición Vocacional que proyectó para 2018. Tiene como objetivo llevar a cabo el primer paso del Itinerario Vocacional Agustino Recoleto (ARAR).

Su presidente, Juan Pablo Martínez, se ha reunido durante este año con las vicarías para analizar de qué forma cada país puede ejecutar el mandato del Capítulo según sus culturas. “Esperamos que toda la Orden y sus fuerzas vivas se implique en este trabajo”, dice. Es una de las grandes tareas encomendadas en 2016 por las comisiones capitulares.

Otra es la Jornada Mundial de las Juventudes Agustino Recoletas que se llevarán a cabo en Panamá en el marco de la JMJ que se celebrará en el mismo país y del Sínodo de los Jóvenes promovido por el Papa Francisco en octubre de 2018. “El Capítulo ha pedido que a lo largo del sexenio se realicen dos encuentros internacionales de miembros de la JAR. El primero de ellos se realizará en Panamá en enero 2019 y tendrá como lema: ‘María lo llevó en su seno, nosotros en el corazón’”, explica.

Hasta el momento se ha hecho la convocatoria oficial al encuentro y se ha invitado a todos los jóvenes JAR a participar en la elaboración del himno, logo y oración del encuentro. El año 2018 será todo de preparación para este encuentro, por lo que se está elaborando el material que se enviará a todos los religiosos y miembros de la JAR para trabajar el año entrante.

Juan Pablo Martínez está trabajando también para explicar en los ministerios el itinerario JAR y la necesidad de cumplirlo. Como pide el Proyecto de Vida y Misión al Secretariado, se presentó de nuevo el IVAR a los religiosos. Asimismo, se han establecido los equipos de Animación y Promotores Vocacionales que trabajará en los objetivos de cada año.

Recordar las prioridades pastorales para cada año en los ministerios

Los retos del Secretariado de Apostolado Ministerial y Misional está siendo algo más tranquila. Por el momento lo más importante ha sido la reunión del Secretariado en México en el que se trataron las dos prioridades del Capítulo: la actualización del ideario agustino recoleto de pastoral y el estatuto de misiones. Ambos documentos ya están realizados pendientes de la aprobación del Consejo General.

Tras esto, se ha realizado una gira por las parroquias de Estados Unidos para explicar las prioridades pastorales y ajustar su programación a estas prioridades:  hacernos conocer, constructores de comunión y profetas del reino. Las visitas también se han realizado por otros países y se continuarán haciendo los próximos meses.

“Además de escuchar sus situaciones, vamos a compartir con los hermanos las prioridades pastorales, recordar el compromiso con los territorios de misión, asegurar que los ministerios estén bien dotados de gente y se vive la vida comunitaria y se administran comunitariamente.  Esperamos promover también obras sociales”, dice el presidente del Secretariado, Raúl Buhay.

Otra gran labor es la nueva misión que se comenzará en las próximas semanas en Cuba. Esta es la acción misional más importante. Asimismo, en el próximo sexenio se deberá comenzar la labor en un nuevo país, Indonesia, según acordó el Capítulo.

Un trabajo rápido para atender la espiritualidad

El Secretariado de Espiritualidad y Formación ya ha realizado o puesto en marcha gran parte de las tareas encomendadas por el Capítulo General. Cuenta su presidente, Javier Monroy, que ya está distribuyendo a cada comunidad los retiros mensuales y los guiones para las fiestas litúrgicas a todos los ministerios.

El reto más importante del Secretariado, admite, es el de proseguir con el desarrollo del IFAR, consolidando sus directrices y promoviendo su aplicación en las casas de formación. “Ya está todo en marcha: se está elaborando el nuevo documento con las líneas fundamentales del IFAR y nos estamos reuniendo con formadores y casas de formación para explicarle el sentido de este itinerario. Será una labor que nos ocupará todo el sexenio”, dice.

El Manual para la Fraternidad Seglar también se está realizando y podrá ser publicado en octubre de 2018. Lo que sí se ha hecho es la Regla y Estatutos de la FSAR en las tres lenguas oficiales para así fijar el itinerario de formación de los seglares.

Hay dos tareas que se realizarán a lo largo del sexenio dada su dificultad. Una de ellas es el Ritual de la Orden, aún por hacer, y otra es el Plan de Formación ‘Studium Sapientiae’. “Se retrasará hasta finales del sexenio ya que antes se necesita elaborar detalladamente el itinerario formativo, que será el que marque las pautas para la reforma del este plan de formación”, explica Monroy.