El 14 de febrero la oficina de prensa de la Santa Sede anunciaba que el Papa Francisco hacía aceptado la solicitud de renuncia al gobierno pastoral de la Diócesis de Tianguá (Brasil), presentada por Mons. Francisco Javier Hernández Arnedo, OAR, conforme al canal 401 del Código de Derecho Canónico.

En una carta remitida a Mons. Francisco Javier el pasado año 2015, con motivo del aniversario de su ordenación sacerdotal, el Papa Francisco felicitaba al prelado agradeciéndole su gran labor como obispo de esta diócesis de la amazonia brasileña.

“A ti, Venerable hermano, copiosamente bendecido por Dios, que en el mes de julio celebrarás el jubileo de ordenación presbiterio, escribimos con alegría esta carta en la cual expresamos nuestras más festivas felicitaciones y manifestamos la fraterna comunión que contigo compartimos en el ministerio episcopal.

Después de haber realizado plenamente el ministerio pastoral con celo y dedicación, aprovechamos ese acontecimiento para alegrarnos contigo por los muchos y exitosos trabajos de evangelización, principalmente, el fecundo ministerio de pastoreo junto al pueblo que hoy recordamos.”

Mons. Francisco Javier Hernández, nació el 13 de enero de 1941 en Cascante, Navarra, España. Estudió humanidades en los seminarios de la Provincia de San Nicolás de Tolentino en Lodosa (1953-56) y Fuenterrabía (1956-60). Ingresó en el noviciado en Monteagudo, donde profesó el 2 de septiembre de 1961. El 18 de julio de 1965 fue ordenado de sacerdote en Marcilla por monseñor Arturo Quintanilla, OAR. A continuación fue destinado a Roma, donde consiguió la licencia en Teología Moral en el Alfonsianum (1967) y el bachillerato en Filosofía por la Universidad de Santo Tomás (1968).

De 1968 a 1973 enseñó teología moral en Marcilla. En 1973 se ofreció para trabajar en la provincia de Santa Rita. El 27 de diciembre de 1973 llega a Franca (SP, Brasil), donde durante doce años combinó sus lecciones de filosofía con la actividad pastoral y las tareas administrativas. De 1979 a 1985 fue párroco de la parroquia aneja al convento, en la que impulsó la descentralización, la construcción de capillas rurales y la catequesis. De 1976 a 1982 fue también consejero provincial y presidente del Secretariado de Formación.

Tras unos meses de reciclaje teológico en Madrid, volvió a Brasil en febrero de 1986. Durante cinco años estuvo en Manaus al frente de la parroquia de Santa Rita. De 1987 a 1989 fue también coordinador de la pastoral archidiocesana; y hasta 1991, vicario episcopal de religiosos. En el seminario archidiocesano dictó clases de filosofía y español.

El 6 de marzo de 1991 fue nombrado obispo de Tianguá, una diócesis del nordeste brasileño con apenas 20 años de vida la ordenación episcopal en Manaus el 19 de mayo de 1991 de manos del cardenal Aloisio Lorscheider. El 24 de junio hacía su ingreso en la diócesis. Sus primeras preocupaciones fueron para el seminario, que pudo abrir en enero de 1993.

En la Conferencia Episcopal del Nordeste de Brasil ha sido obispo responsable de la pastoral de la Juventud (1992-1998), del Consejo Nacional de Laicos (1992-2005), de la Dimensión Bíblico-Catequética (1998-2005) y de la Dimensión Misionera. Desempeñó el cargo de Vice-presidente episcopal de la Regional Nordeste I (1995-2000).

En la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) ha sido miembro del Consejo Director del MEB (Movimento de Educação de Base) [1998-2001], obispo responsable de la dimensión Bíblico-Catequética (1998-2003) y miembro de la Comisión Espiscopal pro Amazônia (2003-2007)

El nuevo obispo de Tianguá

D. Francisco Edimilson Neves Ferreira, sacerdote de la diócesis de Crato, ha sido nominado como nuevo obispo de Tianguá. Nacido en Jardín en 1969, ingresó en el Seminario Regional de Parainha (Fortaleza) y fue ordenado sacerdote en diciembre de 1997. Hasta el momento ha desarrollado su labor pastoral como párroco, profesor y director espiritual del Seminario Diocesano de San José. Ha sido, también, coordinador diocesano de Pastoral durante 14 años y gerente de la Fundación Padre Ibiapina.