Alipio, el amigo. Posidio, el discípulo

Son dos monjes y obispos animados por el espíritu de san Agustín, su Maestro, formados en convivencia con él, y continuadores de su obra. Alipio, el amigo del alma que le sigue en todo. Posidio, el discípulo y colaborador, su primer biógrafo, que recogió los escritos de san Agustín y escribió el catálogo de sus obras. La Iglesia y toda la familia agustiniana celebran a los dos, san Alipio y san Posidio, conjuntamente.