Alonso de Orozco. El capellán de Nuestra Señora

Santo mariano por excelencia que se sentirá toda su vida “el Capellán de nuestra Señora” con la pluma, con la palabra, con su vida, y nunca dejará de dar gracias por ello en la Eucaristía. En vida y en muerte un santo, en sus escritos un clásico, y en sus obras limosnero, fundador, penitente e intercesor ante Dios incansable.