Mónica, la madre

Santa Mónica, modelo y patrona de las familias cristianas, fue la artífice de la vida cristiana de su casa. Ella plantó con su vida y regó con sus lágrimas y oraciones la fe cristiana en su esposo, y fue dos veces madre en su hijo, el gran san Agustín.