En esta ocasión entrevistamos a Mons. Eusebio Hernández Sola, OAR,obispo de Tarazona (España). Navarro de nacimiento, a los 11 años comenzó su contacto formativo con la Orden de Agustinos Recoletos, ingresando en uno de sus colegios, para después iniciar en Monteagudo el noviciado y concluir sus estudios de Teología en Marcilla.

Tras estos estudios, inició la carrera de Derecho Canónico en Madrid y al concluirla se trasladó a Roma, etapa que duró 35 años y medios y del que guarda un grato recuerdo. En el año 2011 el Santo Padre, Benedicto XVI le comunicó su nombramiento como obispo de Tarazona. Actualmente es miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Relata el amor que siente hacia su “esposa” la Diócesis de Tarazona y confiesa que le da “mucha tranquilidad pensar que Monteagudo (noviciado de la OAR) está a un paso”. Destaca que ha tenido la gran suerte de abrir la Catedral de Tarazona, que había estado 30 años cerrada. Desea que la iglesia de Tarazona salga en misión, tal y como nos pidió el Papa Francisco, que sea una iglesia de salida y de encuentro.

Nos habla de la situación actual de la Iglesia en España señalando que la “pérdida de los valores morales, éticos y religiosos está muy presente en nuestra sociedad” pero anima a “afrontarlo con optimismo” como decía San Agustín. Además hace un análisis de la Vida Consagrada hoy a raíz de la última Asamblea Plenaria de la Vida Consagrada en la que se trataron temas como la fidelidad la perseverancia y las dificultades que tienen que pasar los religiosos en este contexto actual.

Sueña con que en “la Iglesia en España hubiera más entendimiento, comunión y fraternidad, y que fuera testimonio para todo el pueblo”.