La Orden de Agustinos Recoletos está presente en 19 países, cada uno con sus peculiaridades culturales, sus lenguas y tradiciones. La manera de vivir la Semana Santa y la Pascua también tiene matices, aunque son muchos los elementos comunes. Para descubrirlo hemos tomado este simbólico número -19- para acercarnos a algunas experiencias pascuales celebradas en estos días en diversos países. Son sólo 19 manifestaciones de las muchas que tiene la Orden en el mundo sobre cómo se vive la Semana Santa y la Pascua de Resurrección.

Destacable es, en primer lugar, el gran número de celebraciones de la Pascua con jóvenes en los diversos países. Por ejemplo las celebradas en las Parroquias de San Lucas y San Juan Bautista de La Salle y Santa Mónica de Panamá; en la Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación de República Dominicana; en la Parroquia Divino Redentor de Querétaro y la celebrada por las JAR de Chihuahua (México); en la Parroquia San José de Queluz de Belem (Brasil) o la celebrada en la playa de Velilla con jóvenes de Madrid, Guadalajara, Granada y Motril (España).

Son representativos, también, los bellos y tradicionales Via Crucis vivientes, como el representado en la Virgen de Sarapiquí (Costa Rica) o el de la comunidad JAR de la Parroquia Santa Mónica en Chota (Perú). Otra manera de vivir este momento del Via Crucis es la que hemos encontrado en el Recoletos Eco-Pilgrimage Park en Cebú (Filipinas), con un recorrido natural por las 14 estaciones de la Pasión del Señor.

La comunidad del Aspirantado San Pío X de Querétaro, así como la de la Curia General de Roma, todos los años abren sus puertas para compartir la liturgia de estos días con todas las personas cercanas a la comunidad, tanto en el rezo de la liturgia de las horas como en los oficios de Semana Santa. En Roma, además, algunos miembros de las comunidades allí presentes tuvieron ocasión de compartir el Via Crucis presidido por el Papa Francisco frente al Coliseo.

En la Parroquia Santa Mónica del barrio de Leblon (Río de Janeiro) también se hace partícipe a toda la comunidad de los momentos más representativos de este crucial tiempo litúrgico. Igualmente ocurre en la Parroquia de Ntra. Sra. de Coromoto en Tamare (Venezuela), en la Parroquia Ntra. Sra. de Fátima en Mar de Plata (Argentina) o en las Parroquias de San Sebastián de Chiclana de la Frontera y Santo Tomás de Villanueva de Granada, ambas en España.

Son sólo algunos ejemplos de la intensa vida de las comunidades de la Orden en esta semana central del año litúrgico, con una destacable presencia de los laicos, especialmente jóvenes comprometidos de las JAR.

Significativa es, también, la labor de muchos religiosos, tanto en etapa de formación como presentes en otros ministerios, que en estos días apoyan a otras comunidades parroquiales o de religiosas agustinas recoletas para vivir intensamente las celebraciones pascuales. Son comunes las experiencias de misión en diversas zonas de México y Argentina o las pascuas rurales en la Alpujarra granadina (España).

Especialmente ricas son, también, las tradiciones pascuales de las zonas de misión, como las vividas por los religiosos presentes en Sierra Leona, Marajó y Lábrea (Brasil), Trinidad (Colombia), Shangqiu (China), Bocas del Toro (Panamá) o Kaohsiung (Taiwán).

Sería difícil tener presentes aquí todas las experiencias vividas en estos días. Sólo nos hemos centrado en algunas que nos han ofrecido imágenes a través de sus páginas web y redes sociales. Lo más importante, no obstante, es celebrar juntos esta Pascua, allá donde estemos, con una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios.