El agustino recoleto Mario Alberto Molina, nuevo arzobispo de Los Altos

Mario Alberto Molina Palma nació en la Ciudad de Panamá el 13 de octubre de 1948. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio San Agustín de su ciudad. Trasladado a Estados Unidos, ingresó en el noviciado del convento agustino recoleto de Kansas City. Profesó sus primeros votos de probreza, castidad y obediencia el 27 de agosto de 1968. En esta misma ciudad, en el Rockhurst College, cursó la filosofía. Los estudios de teología los realizó en la Facultad de Teología de San Vicente Ferrer, en Valencia (España). Hizo su profesión solemne el 28 de agosto de 1971, y fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1975 en la Ciudad de Panamá. Al año siguiente obtuvo la licenciatura en Sagrada Escritura en el Instituto Pontificio Bíblico de Roma, y en 1985 el doctorado en la misma disciplina.

En 1986 fue destinado a Guatemala. Luego de un periodo como profesor de Sagrada Escritura y como párroco y secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal, fue designado obispo de Quiché el 29 de octubre de 2004. Recibió la ordenación episcopal el 22 de enero de 2005.

En estos últimos años, monseñor Molina ha sido presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Indígena y el Diálogo Interreligioso y, desde al año pasado, era presidente de la Comisión Episcopal para la Educación.

Recoletos en Los Altos



Provincia Eclesiástica de Los Altos

Desde 1996, la archidiócesis de Los Altos es la circunscripción eclesiástica que abarca los departamentos civiles de Quetzaltenango y Totonicapán. Tiene una extensión de 4.890 km2, y una población de 1.300.000 habitantes. Actualmente la archidiócesis de Los Altos está conformada por 32 parroquias, y cuenta con 28 sacerdotes diocesanos y 30 religiosos. Trabajan en ella 40 religiosas, 8 religiosos no sacerdotes y 10 laicos consagrados. Tiene 17 seminaristas mayores.

La presencia de los agustinos recoletos en esta zona se remonta al año 1958, cuando se hicieron cargo de las parroquias de San Miguel Arcángel (Totonicapán) y Nuestra Señora de la Soledad del Calvario (Quetzaltenango). Esta última fue devuelta a la diócesis en 1970.

La parroquia de Totonicapán tiene un censo de más de 100.000 habitantes, comprendiendo todo el territorio municipal de la ciudad. Su población, mayoritariamente indígena, se reparte entre la cabecera (12.000 habitantes) y 52 cantones o poblados. En 1998, su iglesia parroquial, que se remonta a 1545, fue declarada co-catedral de la arquidiócesis.

En 1998, los agustinos recoletos se hicieron cargo también de la parroquia de la Sagrada Familia, en Quetzaltenango. Parroquia creada en 1976, con un censo de unos 30.000 habitantes, distribuidos en la cabecera y cinco barrios.