Propuesta de Haren Alde al Capítulo General

La solidaridad es un punto muy importante en la espiritualidad agustino-recoleta y una aliada para la revitalización personal y comunitaria, para la vivencia de los consejos evangélicos y para el testimonio profético de la vida consagrada de todos los religiosos.

En Haren Alde son bien conscientes de algunos de los desafíos a los que todos nos enfrentamos en este ámbito: la gran complejidad de la sociedad y de los problemas derivados de la injusticia, que requieren respuestas también complejas y de conjunto; la falta de coordinación; la duplicación de esfuerzos; los proyectos unipersonales; las resistencias a los cambios… Por ello insisten en que el proceso de revitalización y reestructuración de la Orden no sería completo si no incluyera revitalizar y reestructurar su apostolado social.

Propuestas: creación del Secretariado General del Apostolado Social y una red solidaria

Todas estas inquietudes las han concretado en dos propuestas. Una de ellas es la creación de un Secretariado General de Apostolado Social con el fin de coordinar esta labor de una manera más directa y estructurada. La otra es la creación de una red solidaria que lleve a cabo el trabajo práctico cotidiano para coordinar actividades, gestionar proyectos, solicitar financiación, formar a los voluntarios, relacionarse con otras entidades..etc.

El  Secretariado General de Apostolado Social se coordinaría con nuevos Secretariados provinciales de Apostolado Social, y su objetivo primordial sería: “Despertar, alimentar y acompañar el espíritu misionero, de justicia y de solidaridad universal propio de la Iglesia y del carisma agustino recoleto, haciendo que esta dimensión se convierta en un eje transversal de la vida y de la actividad pastoral y misionera de la Familia Agustino-Recoleta”.

En el ámbito público y social, se crearía una Red de organizaciones sociales de la Familia Agustino-Recoleta, que coordine, complemente y facilite la gestión de las ONGs, grupos y asociaciones nacidos dentro del carisma OAR.

La Red llevaría a cabo el trabajo práctico cotidiano de coordinar actividades, gestionar proyectos, solicitar financiación, formar a los voluntarios, gestionarlos, relacionarse con otras entidades homólogas y con la sociedad, sensibilizar a los consagrados, feligreses y alumnos, ofrecer materiales, contactar con la sociedad en general.

Suscríbete a nuestra

Newsletter