Nueva etapa en el Colegio Internacional de Roma

El pasado 2 de febrero tomaba posesión como prior de la casa de Roma, en vía Sixtina, Francisco Javier Monroy. Además de atender a las áreas de Formación y Espiritualidad en la Orden, Monroy estará al frente del grupo de sacerdotes estudiantes que componen la comunidad de esta casa histórica.

La práctica totalidad de los 23 agustinos recoletos con residencia en Roma, asistían el pasado 2 de febrero a la toma de posesión del nuevo prior de la comunidad conocida como de Vía Sixtina. Oficialmente es el Colegio de San Ildefonso y Santo Tomás de Villanueva, y está ubicada en esa calle del centro de Roma.

Con el término “Colegio” se designa en la Ciudad Eterna a las instituciones que acogen a sacerdotes o seminaristas de las distintas diócesis u órdenes religiosas que residen en Roma haciendo estudios en las universidades eclesiásticas. Los colegios romanos son más de 200, y el de San Ildefonso es el de los agustinos recoletos.

Toma de posesión

Quien tomaba posesión era Francisco Javier Monroy, que sustituía a Pablo Panedas, prior de la comunidad de Sixtina en los últimos seis años. Monroy, de 47 años, estaba hasta ahora al frente de la formación en la casa postulantado de Ciudad de México. Recientemente ha sido nombrado consejero general y se le han encomendado las áreas de Formación y Espiritualidad.

El sencillo acto de su toma de posesión tuvo lugar en la iglesia del Colegio una vez recitada la hora intermedia. El punto central fue la lectura del protocolo correspondiente, cosa que hizo el secretario general, Javier Tello.

A continuación, el prior general, Miguel Miró, improvisó una breve charla en la que hizo notar las características peculiares de la comunidad del Colegio, al convivir en él religiosos jóvenes procedentes de distintas provincias, culturas y lenguas. Y, dirigiéndose a ellos, los exhortó a ser ante todo creadores de comunión y corresponsables en la construcción de la comunidad.

En la actualidad, componen esta comunidad de vía Sixtina doce religiosos. Igual que el prior, reside también aquí otro consejero general, éste colombiano, Juan Pablo Martínez Peláez. También forma parte de esta comunidad el postulador de las causas de los santos, Samson Silloríquez, filipino. Y hay, además de él, otros cuatro filipinos que estudian en distintas universidades. La comunidad la completan tres colombianos más y dos mexicanos. De todos ellos, casi ninguno pasa de los 40 años.

Casa antigua

El Colegio de San Ildefonso y Santo Tomás de Villanueva es una de las casas más antiguas de la Orden. Los agustinos recoletos se instalaron aquí en 1619, cuando apenas llevaban 30 años de existencia. Era el lugar de residencia del religioso encargado oficialmente de presentar ante la Santa Sede los asuntos de la Orden. Ya en el siglo XX, la casa de Sixtina fue durante varios decenios sede de la Curia General hasta que, en los años 50, ésta fue trasladada a su actual emplazamiento, en el barrio del EUR.

Respecto a la iglesia, el próximo 20 de septiembre, se cumplirán 350 años de la colocación de la primera piedra. Anteriormente existía otra mucho más modesta, y costó bastante conseguir los permisos para edificar la actual, que no sería bendecida hasta 1672. En 1667 coincidía el milenario de la muerte de san Ildefonso, arzobispo de Toledo, por lo que se adoptó su nombre. Y al patronazgo de este santo español, se añadió el del santo arzobispo de Valencia (España) Tomás de Villanueva, canonizado en 1658 y en quien entonces se veía un adelantado de la Recolección agustiniana.

 

 

 

Suscríbete a nuestra

Newsletter