Contra la pobreza: un amor de Dios, un corazón para la humanidad

La Orden de Agustinos Recoletos trabajan en 19 países con el objetivo de luchar contra la injusticia y la pobreza con el carisma agustiniano del amor a los demás

La Organización de las Naciones Unidas celebra el 17 de octubre el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Según datos del Programa de la ONU para el Desarrollo, más de 800 millones de personas viven actualmente en situación de pobreza; muchos de ellos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados. La Orden de Agustinos Recoletos y su red internacional de solidaridad ARCORES trabajan cada día en distintos puntos del planeta con el objetivo de luchar contra la pobreza extrema. De distintas formas se trabaja para evitar las consecuencias de la pobreza, mediante la educación, la sanidad o la alimentación.

San Agustín decía que “quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad; quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia”. Siguiendo este pensamiento agustiniano, los Agustinos Recoletos tienen entre su filosofía la caridad con los demás, especialmente con los más débiles. De ahí que una de las principales labores sean las misiones en lugares desfavorecidos de Perú, Brasil, Filipinas, Sierra Leona o Venezuela, dada la situación actual del país.

Con el objetivo de crecer en esa ayuda a los demás, la Orden ha creado la nueva red de solidaridad internacional agustino recoleta ARCORES. Esta red agrupará las múltiples obras sociales que mantienen los Agustinos Recoletos en todo el mundo así como ayudará a la expansión de esas obras con nuevas acciones. Supondrá además la unión de toda la familia agustino recoleta (Misioneras Agustinas Recoletas, Monjas Agustinas Recoletas, Agustinian Recollects Sisters o los jóvenes y fratenidades de la Orden) en torno a los pobres.

En Brasil la presencia de los Agustinos Recoletos es muy importante. La labor comenzó hace décadas y se extiende en los lugares más necesitados del país. Destacan principalmente dos: Marajó y Fortaleza. El trabajo está centrado en la atención de la infancia y las familias más vulnerables. Especialmente relevante es el esfuerzo por garantizar el acceso a una vivienda digna de las familias más vulnerables y la atención integral a niñas y niños víctimas de la violencia familiar o sexual o en situación de abandono. En Fortaleza destaca la labor del Hogar Santa Mónica. En este centro acoge a decenas de niñas que son salvadas de la explotación sexual y educadas por los misioneros agustino recoletos.

La labor en Perú se centra principalmente en Chota. Desde ahí se coordinan las obras en los departamentos de Lambayeque, Cajamarca y Amazonas. En estos lugares los misioneros agustinos recoletos han realizado más de 100 proyectos. Sus líneas de trabajo principales son el cceso al agua limpia y saneamiento adecuado en comunidades rurales; la atención básica de la salud materno-infantil, el acceso a la educación para los niños y jóvenes más vulnerable; y la generación de empleo y oportunidades productivas en agricultura y ganadería. Son decenas de miles de personas las que ya se han beneficiado de esta labor de promoción humana y desarrollo en Perú.

Los Agustinos Recoletos también realizan una labor necesaria en Sierra Leona. Allí los misioneros de la Orden han creado escuelas, pozos de agua potable y consiguen gracias a la ayuda de la familia agustino recoleta dar de comer a miles de personas cada día.

 

En China en la localidad de Sangqiu en Henan, se desarrolla un programa de atención básica a familias sin recursos, incluyendo la provisión de alimentos al tratarse de personas en riesgo de padecer hambre.

En Panamá, la familia Agustino Recoleta ha impulsado la creación del banco de Alimentos del país. Es la mayor entidad panameña dedicada al aprovechamiento de los alimentos y reducción de su desperdicio en beneficio de las personas más desfavorecidas.  Miles de kilos de alimentos llegan así a personas que no tienen lo suficiente para comer.

En Costa RicaMéxicoFilipinasRepública Dominicana, los Agustinos Recoletos realizan proyectos y programas de asistencia básica en la lucha contra la pobreza y de promoción de los derechos de las personas más vulnerables.

En Venezuela, dada la situación actual del país, la familia agustino recoleta lanzó en julio una campaña de emergencia a través de su red de solidaridad ARCORES. Tras dos meses en funcionamiento, se ha conseguido una gran financiación de diferentes lugares del mundo y las ayudas ya están dando resultados. Cerca de 1.600 venezolanos están comiendo gracias a la ayuda de los Agustinos Recoletos.