La familia agustino recoleta continúa su labor asistencial en México un mes después del terremoto

La situación continúa siendo crítica. Un mes después los edificios siguen derrumbándose. Los frailes, monjas, seglares y jóvenes agustinos recoletos están ayudando con reparto de comida en las zonas afectadas hasta que se haga un recuento total de damnificados

Ciudad de México – A un mes del terremoto en México se sigue haciendo recuento de daños; fueron dos sismos fuertes en menos de quince días. Uno el 7 de septiembre con una magnitud de 8.2 en la noche cuyo epicentro fue al sur del país, y las réplicas hasta el 16 de octubre han sido de 7897. Y, el otro el día 19 de septiembre, de magnitud 7.1. con epicentro entre Puebla y Morelos, más devastador en el centro del país, se llevan contabilizadas 39 réplicas hasta el 16 de octubre.

Este sismo con epicentro en Morelos, a unos 120 km. de la Ciudad de México, dejó hasta el momento 319 muertos y daños severos en miles de edificios, así como el colapso de más de 30, otros estados también registraron afectaciones. Morelos es el más afectado. Los 11 ex conventos en Morelos que forman parte de una ruta turística están severamente dañados por el sismo y en algunos casos, como el ex-convento de Tlayacapan, se cree que no podrá salvarse.

Las religiosas agustinas recoletas del monasterio de Tecamachalco, los postulantes y las juventudes agustino recoletas siguen colaborando con las personas necesitadas a través de ARCORES México. Hace varias semanas las hermanas agustinas recoletas y los jóvenes repartieron tamales y atoles –alimentos típicos de Sudamérica- a las personas de la zona de san Gregorio en Xochimilco. Además escucharon historias de familias que se han quedado sin nada tras el terrible terremoto y las apoyaron con alimentos enlatados, cobijas y aguas.

La zona está situada al sur de la ciudad es uno de los poblados que sufrió bastantes daños, y en donde la ayuda real está tardando en llegar. Con un panorama desolador este barrio de la ciudad de México presenta fachadas de casas y escuelas que están apuntaladas. En total hay 200 viviendas dañadas, y no hay luz en un 80 % de la comunidad.

El informe de daños totales no se tiene en este momento porque un mes después los edificios siguen derrumbándose. Se cree que en la ciudad hay 3.000 edificios dañados. Se está diseñando un plan de reconstrucción, recuperación y transformación de la ciudad, aunque falta también el recuento total y ayuda en otros lugares fuera de la Ciudad de México.

En México se sigue con mucha atención este período de recuento de daños, y desde ARCORES se diseña un plan para acompañar a las familias más afectadas en los próximos meses que serán los más difíciles. Por el momento solo se han podido hacer obras asistenciales –como reparto de comida o ropa– en las zonas más afectadas. Una vez se sepa el número total de afectados se elaborará un plan que permita la reconstrucción y la vuelta a la normalidad en el menor tiempo posible.

Suscríbete a nuestra

Newsletter