Más de 850 niños en situación de pobreza en cinco países recibirán educación con ARCORES

La Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta pone en marcha un programa internacional educativo para niños y jóvenes en riesgo de exclusión social de cinco países donde está presenta la familia agustino recoleta. Este plan ha sido posible gracias a la aportación de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria y se ejecutará en obras sociales de Agustinos Recoletos y Misioneras Agustinas Recoletas

La educación de calidad al alcance de todos es una de las bases de la filosofía de ARCORES.  Es por eso que la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta, junto con la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria de Agustinos Recoletos, ha puesto en marcha en 2018 un programa para garantizar la educación de calidad de niños y jóvenes de entornos sociales de pobreza de Sierra Leona, Venezuela, Colombia, Ecuador y Guatemala, donde ARCORES está presente.

Casi 850 niños y niñas se beneficiarán de este programa, que ha supuesto una inversión de 50.000 euros: 40.000 euros aportados por la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria y 10.000 euros de los fondos propios de la Red Solidaria Internacional. El proyecto alcanzará cinco países donde la familia agustino recoleta está presente y realiza una labor social con niños y jóvenes. Con el objetivo de que perdure en el tiempo, esta iniciativa nace para promocionar la educación de calidad para los más vulnerables en los lugares donde la familia agustino recoleta está presente.

Por un lado, abarca el apoyo a la escolarización y permanencia en el sistema educativo de 90 niños de Venezuela, 20 niños de Ecuador y 40 niños de Guatemala. Asimismo, permitirá que la red de escuelas de las misiones de Agustinos Recoletos de Kamabai y Kamalo en Sierra Leona puedan pagar el salario de siete profesores de escuelas primarias de ámbito rural, garantizando su desempeño, que beneficiará a 700 niños de Sierra Leona.

Además, se preocupa por los jóvenes. Así, cinco jóvenes de familias pobres de Totoniocapán (Guatemala), podrán comenzar estudios universitarios, lo que les abrirá la puerta a un futuro diferente del que tuvieron sus padres y abuelos. Además, cuatro jóvenes del Hogar Hno. Policarpo de Barranquilla –gestionado por las Misioneras Agustinas Recoletas–, víctimas de graves situaciones de violencia o abandono familiar, podrán iniciar una formación profesional que les garantice un empleo en el futuro

Esta iniciativa conjuga dos prioridades estratégicas de la Red Solidaria Internacional ARCORES: la promoción de los derechos de la infancia y la educación, un motor imprescindible para la promoción humana y la transformación social.

La educación básica supone años de escolarización. Los niños y jóvenes que han iniciado sus estudios en 2018, tienen que seguir y no abandonar prematuramente. Por eso, este programa de promoción del derecho a la educación de los niños y jóvenes más vulnerables nace con el propósito de constituir un esfuerzo permanente y creciente de ARCORES por la garantía de la educación.

Suscríbete a nuestra

Newsletter