Esculpiendo a Santa Rita en la madera

La parroquia Santo Tomás de Villanueva de Granada bendecirá el próximo jueves una nueva imagen de Santa Rita. Es obra de Pablo Fernández Hurtado, un joven granadino que ha empatizado con la historia de la santa agustina y ha plasmado su vida entregada a Dios en la madera

Pablo Fernández Hurtado es un joven escultor granadino. Hace ya varios meses recibió un encargo muy especial por parte de la Parroquia Santo Tomás de Villanueva, de Agustinos Recoletos de Granada (España). Fue elegido para realizar una escultura de Santa Rita en madera. Desde entonces, comenzó un proceso -primero de bocetaje y posteriormente de esculpido- que culminará el próximo jueves con la bendición de la nueva imagen de la ‘abogada de las causas imposibles’ en la parroquia.

Para Fernández Hurtado, el proceso ha sido «especial» por varios motivos. En primer lugar, por la devoción que en su familia le tenían a Santa Rita: su abuela materna era miembro de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta y su abuela paterna nació el mismo día que se celebra su festividad, el 22 de mayo. Además, reconoce que la historia de la santa italiana le llamaba la atención. «Cuando conoces su historial, sabes que estás haciendo algo muy bonito».

Detalle de la cruz, la rosa y la correa que lleva la imagen.

Del boceto original, Pablo tuvo que pasar a la madera. Realizada sobre madera de cedro y policromada con óleo, la imagen representa una mujer compungida y afligida al mirar la cruz de Cristo, que sostiene entre sus manos. «Es una imagen triste, que empatiza con el sufrimiento de Jesús; está ensimismada mientras mira la cruz». Explica su autor que Santa Rita «sufrió mucho y eso lo represento en la imagen».

Para la realización de esta obra, el artista se ha basado únicamente en los escritos y la historia de la vida de la religiosa agustina. «He tenido en cuenta su vida y los episodios en los que sufrió», dice. «Cuando conoces su historia, el modelado es más fácil. Ella quería que su familia fuera católica, buenos cristianos». Fue eso lo que más le atrajo.

Después de tanto tiempo en su taller, la imagen irá a la parroquia de Agustinos Recoletos donde será bendecida y recibirá culto. «Será allí cuando cobre sentido; he realizado una imagen que es un medio para llegar a Dios». A partir de ahora, Pablo Fernández Hurtado desea que el devoto de Santa Rita «empatice» al ver su nueva obra y sienta lo que ella misma sintió.

Suscríbete a nuestra

Newsletter