«Jóvenes, ustedes son el ahora de Dios»