Mons. Ángel San Casimiro recibe las llaves de la ciudad de Alajuela

El obispo agustino recoleto ha sido distinguido con este reconocimiento tras once años de servicio pastoral en la diócesis de Alajuela.

El obispo agustino recoleto Monseñor Ángel San Casimiro recibió el pasado jueves 18 de julio de manera simbólica las llaves de la ciudad de Alajuela (Costa Rica). La municipalidad de la ciudad reconoció de esta forma la labor pastoral que el obispo emérito realizó durante los once años de servicio pastoral en la diócesis del centro del país.

Alajuela otorga este reconocimiento por su «significativa labor espiritual, social y cultural a favor de todos, en especial de los más necesitados», sin distinción de creencias, según indica en el diploma entregado al religioso agustino recoleto. El presidente del Consejo Municipal, Luis Alfredo Guillén, y la alcaldesa municipal, Laura María Chaves, concedieron esta distinción.

Mons. Ángel San Casimiro fue obispo de Alajuela desde octubre de 2007 hasta 2018, en que se hizo efectiva su renuncia tras cumplir 75 años. Previamente, desempeñó su ministerio episcopal en Ciudad Quesada, siendo el primer obispo de esta diócesis. En una entrevista en agustinosrecoletos.com tras su renuncia, afirmó, entre otras cosas, que «el obispo debe acompañar al pueblo: yendo detrás para empujarles cuando lo necesitan; yendo delante para indicarles el camino o yendo a la par para compartir con ellos la vida».

Nacido en La Rioja (España), cursó los estudios de humanidades en Lodosa (1952-56) y Fuenterrabía (1956-60), y vistió el hábito recoleto en Monteagudo. El 6 de septiembre de 1961 pronunció los votos religiosos y, tras el cuatrienio teológico, el 3 de octubre de 1965 recibía la ordenación sacerdotal de manos de monseñor Francisco Javier Ochoa.

Mons. Ángel San Casimiro ha sido tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica y presidente de su Comisión de Pastoral Social; en el CELAM (Conferencia de Obispos de Latinoamérica) ha sido el responsable de la sección encargada del diálogo con los no creyentes y secretario general del SEDAC (Secretariado Episcopal de América Central).

Suscríbete a nuestra

Newsletter