Unos meses para mirar y transformar el mundo

El agustino recoleto Antonio Carrón centra su atención en los próximos eventos que tendrán lugar en la Iglesia y la Orden, relacionados con la acción social.

Durante los próximos meses vamos a vivir diversos acontecimientos que nos permitirán mirar y analizar nuestro mundo para seguir caminando hacia un mundo mejor. Octubre será un mes completo, por un lado con la Asamblea especial del Sínodo de los obispos para la región Panamazónica, y por otro lado con la convocatoria del Papa Francisco para el Mes Misionero Extraordinario. Uniéndonos a estos dos grandes acontecimientos eclesiales, los Agustinos Recoletos también haremos nuestra aportación con el objetivo que guiará la vida y misión de la Orden durante el año 2020: “Somos profetas del Reino: pobres, proyectos sociales y periferias”.

Yendo por partes, el Sínodo de obispos nació en el contexto del Concilio Vaticano II (San Pablo VI lo instituyó el 15 de septiembre de 1965) como una asamblea internacional de obispos que se reúne cada vez que el Papa los convoca, y que representa al episcopado mundial. Cada sínodo se centra en una temática muy concreta, como fue el caso del celebrado en 2018 sobre los jóvenes. La palabra “sínodo” significa “caminar juntos”, y eso es, precisamente, lo que se hace en estas asambleas: analizar, reflexionar y caminar juntos como Iglesia para afrontar nuevos retos y discernir nuevas propuestas para la Iglesia y el mundo de hoy. A los sínodos también asisten laicos y religiosos para enriquecer la perspectiva del diálogo.

En el próximo mes de octubre esta asamblea mirará a la Amazonía, bajo el lema “nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. En la convocatoria el Papa Francisco insistía en la necesidad de “encontrar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, sobre todo de los indígenas, muchas veces olvidados y sin una perspectiva de un futuro sereno, también por la causa de la crisis de la foresta amazónica, pulmón de fundamental importancia para nuestro planeta”. El Sínodo Amazónico es un gran proyecto eclesial, cívico y ecológico que mira a superar los confines y redefinir las líneas pastorales, adecuándolas a los tiempos contemporáneos.

El segundo gran acontecimiento para el mes de octubre de 2019 será el Mes Misionero Extraordinario, cuyo lema es “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. Despertar la conciencia de la missio ad gentes y retomar con un nuevo impulso la responsabilidad del anuncio del Evangelio son dos rasgos que guiarán esta celebración hacia la vitalidad misionera expresada por el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium: “La salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia” (EG 15).

Y la contribución de los Agustinos Recoletos a esta reflexión sinodal y al impulso sobre la misión, la justicia, la solidaridad y el cuidado de la creación vendrá motivada, en primer término, por la significativa presencia de la Orden en la Amazonía, con numerosas comunidades y obispos agustinos recoletos, que permitirá enriquecer y contribuir al diálogo sinodal. Por otro lado, de manera especial, por celebración de la Jornada de Corazón Solidario, iniciativa de ARCORES Internacional que en 2020 tendrá como lema “Respondiendo a la llamada de la ecología integral”. Se podrá seguir su desarrollo en https://www.arcores.org A ello se sumarán multitud de actividades en centros educativos, parroquias y proyectos sociales, que pondrán rostro y concreción local a este objetivo anual de la Orden de convertirnos en profetas del Reino, priorizando nuestra labor a favor de los más pobres, los proyectos sociales y las periferias.

Sin duda, los próximos meses constituyen una gran oportunidad para renovar nuestro compromiso con nuestro mundo. Lo hemos repetido más veces, pero es algo que sigue teniendo sentido: otro mundo es posible; es algo que, también, depende de ti.

Antonio Carrón de la Torre OAR

#UnaPalabraAmiga

Suscríbete a nuestra

Newsletter