Ordenados un sacerdote y tres diáconos agustinos recoletos en Colombia

Cuatro religiosos recibieron la ordenación sacerdotal y diaconal en la parroquia San Nicolás de Tolentino, en Bogotá. El Prior general, en Colombia por la visita de renovación a las comunidades del país, concelebró la eucaristía presidida por el obispo agustino recoleto Mons. Héctor Javier Pizarro.

La Orden de Agustinos Recoletos cuenta desde el pasado sábado, 14 de septiembre, con un nuevo sacerdote y tres diáconos. El agustino recoleto Camilo Rincón Meta fue ordenado sacerdote en la misma celebración en la que Ingemar Darío Durán, Jeison Javier Barrios y Andrés Aguilera recibieron el orden diaconal.

La eucaristía -que tuvo lugar en la parroquia San Nicolás de Tolentino, en Bogotá (Colombia)- fue presida por el obispo agustino recoleto del Vicariato Apostólico de Casanare, Mons. Héctor Javier Pizarro. Concelebró el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, en Colombia con motivo de la visita de renovación a las comunidades del país, así como un nutrido grupo de religiosos y sacerdotes.

En su homilía, Mons. Pizarro recordó el Mes Misionero Extraordinario que la Iglesia celebrará en el mes de octubre por iniciativa del Papa Francisco. En esta línea, aludió a cómo, desde sus inicios, la Orden de Agustinos Recoletos ha sido misionera. Por ello, invitó al nuevo presbítero y los nuevos diáconos a desgastar su vida por el anuncio del Reino, recordando a tan ilustres hermanos agustinos recoletos, que se entregaron de lleno a las misiones.

También les invitó a ser hombres de oración, vida común y a tener un amor entrañable a la Virgen María. Según dijo, son las tres claves que les permitirán vivir en plenitud su ministerio y hacerlo fecundo. Asimismo, les explicó también cuáles son las funciones propias del diácono y del presbítero, subrayando, sobre todo, la necesidad de preparase bien para predicar la Palabra de Dios, en nombre de la Iglesia; administrar los sacramentos con dignidad; acoger a los que llegan a la Iglesia en búsqueda de Dios y manifestar en todo lo que hagan el rostro misericordioso de Dios.

Finalmente, el obispo agustino recoleto hizo una invitación a todos los presentes, especialmente a los jóvenes, a buscar siempre cosas grandes en su vida, la felicidad auténtica en Dios y a arriesgarse por dejarlo todo e ir tras de él.

Como es habitual, antes de recibir los ornamentos sacerdotales, el religioso agustino recoleto Camilo Rincón Meta se comprometió públicamente ante la comunidad al servicio del pueblo de Dios; pidió, postrado ante el altar, la intercesión de los santos; recibió la imposición de manos de Mons. Pizarro y de los sacerdotes presentes; y fue ungido con el santo crisma. Posteriormente recibió de manos del obispo agustino recoleto el Evangelio como símbolo de la proclamación de la Palabra, y la patena y el cáliz como símbolo de la Eucaristía.

De la misma forma, también se postraron ante el altar los tres nuevos diáconos para pedir la intercesión de los santos, antes de recibir los atributos diaconales. Asimismo, también les fue entregado el Evangelio como signo de la proclamación de la Palabra. Los cuatros fueron abrazados por todos los religiosos presentes, como símbolo de bienvenida.

Suscríbete a nuestra

Newsletter