Vocación, votos y protección del menor: asuntos de reflexión

Con motivo de la visita del Prior general a Colombia, los religiosos de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria en el país reflexionaron sobre tres asuntos relacionados directamente con su ser agustino recoleto.

El proceso de revitalización de la Orden de Agustinos Recoletos implica una reflexión profunda sobre distintos asuntos relevantes para la Iglesia y los religiosos. Algunos de ellos son el discernimiento vocacional, los votos y la protección de menores. Estos fueron los temas de la jornada de formación y reflexión que llevaron a cabo gran parte de los religiosos de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria en Colombia, con motivo de la visita de renovación del Prior general a Colombia.

Reunidos en la curia provincial de Bogotá, Miguel Miró invitó a los religiosos a vivir una vida más evangélica para hacer comunidades evangelizadoras, en las que todos se sientan necesitados de conversión personal, comunitaria, pastoral y ecológica. En resumen, pidió una renovación que permita ensanchar el corazón. Para ello, recalcó que «la vocación está enraizada en el llamado a la santidad». «La consagración al Señor -dijo- se concreta en el día a día, viviendo la vocación con gratitud, pasión y esperanza, sintiéndonos felices de lo que somos y lo que hacemos».

Los votos, «expresión del amor del religioso»

Para ello, el Prior general recordó que los votos son «la expresión del amor del religioso a Cristo». Para ello se sirvió de La Forma de Vivir para recalcar que por medio de los votos, el hombre se niega a sí mismo al guardarlos con pureza y perfección. Miguel Miró se detuvo en cada uno de los tres votos religiosos para reflexionar sobre distintos aspectos.

De la castidad, dijo que se ha de vivir «en libertad, alegría, servicio y amor al prójimo». Entre otras cosas, relacionó la castidad con otros de los asuntos de la jornada reflexiva: los abusos a menores. La Orden, aseguró, está comprometida con este propósito.

La pobreza ha de concretarse en la opción por los pobres, viviendo en la austeridad. En este sentido, Miró afirmó que «los bienes en la Orden son para la formación de los religiosos, la atención a los enfermos y la realización de la misión encomendada». Para vivir la pobreza pidió como necesarios tres elementos: responsabilidad, transparencia y confianza.

Por último, respecto a la obediencia, el Prior general indicó que «ha de vivirse en discernimiento». «Es preciso construir comunidades fraternas con disponibilidad y alegría, que excluyan el afán de individualismo», explicó.

La protección del menor en las comunidades religiosas

Sobre la protección del menor -uno de los puntos en los que más están trabajando los Agustinos Recoletos- habló el sacerdote mexicano y miembro de la comisión de Protección de Menores de la Orden, Daniel Portillo, quien presentó un análisis de las líneas generales sobre el tema del abuso sexual en la Iglesia, recordando que el abuso no es siempre una acción aislada sino la suma de acciones y dinámicas de abuso.

En la Orden, según explicó, se tienen los siguientes principios para la renovación en lo referente a los abusos: “tolerancia cero”, una comisión internacional, protocolos y códigos de conducta, formación pertinente a los religiosos, así como capacitaciones para laicos y colaboradores de nuestros ministerios.

Suscríbete a nuestra

Newsletter