Roma y México, unidas a través de la Virgen de Guadalupe de Sistina