Mons. López Mauleón, arropado en su ordenación episcopal en Fortaleza

El nuevo obispo agustino recoleto de la prelatura del Alto Xingu-Tucumã, en Brasil, tomará posesión de su sede episcopal en enero. Estuvo acompañado de obispos, sacerdotes, religiosos y fieles, incluso un grupo de su nueva prelatura.

La catedral de Fortaleza (Brasil) acogió el pasado domingo 29 de diciembre la ordenación episcopal del último obispo agustino recoleto nombrado por el Papa Francisco. Mons. Jesús María López Mauleón fue ordenado obispo ante la presencia de centenares de personas -sacerdotes y fieles- que abarrotaron el enorme templo. El nuevo pastor de la prelatura de Alto Xingu-Tucumã recibió la ordenación en la arquidiócesis de la que ha sido vicario. El próximo mes de enero tomará posesión de su sede episcopal, ya en la prelatura amazónica de nueva creación.

Pese a la distancia que separa Alto Xingu de Fortaleza, varias decenas de fieles hicieron más de 60 horas de viaje para acompañar a su nuevo obispo en la celebración. Un grupo de católicos de la prelatura recorrieron los más de 1.700 kilómetros que existen entre un punto y otro de Brasil para estar junto a Mons. Jesús María; unos “valientes” como los denominó el nuevo obispo en sus palabras de agradecimiento. También participaron de la celebración dos agustinas recoletas contemplativas del convento de Guaraciaba y religiosos de diferentes congregaciones.

De Navarra, de donde es natural López Mauleón, estuvieron presentes algunos familiares que, vestidos con los trajes tradicionales navarros, llevaron al altar los ornamentos episcopales: el báculo, la mitra y el anillo. Previamente, el nuevo obispo se había postrado ante el altar y había sido ungido por el Sagrado Crisma por el arzobispo de Fortaleza, José Antônio Aparecido Tosi Marques -que actuó como consagrante-. Los más de 20 obispos presentes -entre ellos, cinco agustinos recoletos y el cardenal agustino recoleto José Luis Lacunza- impusieron sus manos sobre el recién estrenado pastor. En todo momento estuvo acompañado del Prior provincial de la Provincia San Nicolás de Tolentino, Sergio Sánchez.

Una vez concluida la eucaristía, el obispo agustino recoleto agradeció la presencia de obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles. Comenzó “devolviendo a Dios toda honra y gloria” y aseguró que “la misericordia de Dios ha estado presente en toda mi vida”. De modo especial recordó a su madre, que se encuentra enferma y no pudo asistir a la celebración desde España.

Dedicó un agradecimiento directo a la Orden de Agustinos Recoletos, por “la vida comunitaria” y “las oportunidades de crecimiento formativo y espiritual”.  Asimismo, pidió la intercesión de tres obispos de la Orden: San Agustín, Santo Tomás de Villanueva y San Ezequiel Moreno.

López Mauleón hizo referencia a las palabras de Abraham y Moisés: “No se hacia dónde voy pero yo estaré con vosotros”. “Cuando la obediencia me llevaba a otros lugares, el Señor me encargó una nueva misión: Alto Xingu”.

This post is also available in/Este conteúdo está disponível em Português: English Português

Suscríbete a nuestra

Newsletter