La Prelatura de Alto Xingu-Tucumã recibe a su obispo agustino recoleto

Mons. Jesús María López Mauleón tomó posesión de su sede episcopal en la prelatura de nueva creación en territorio amazónico, en Brasil.

El nuevo obispo agustino recoleto Mons. Jesús María López Mauleón ya trabaja en la prelatura que el Papa Francisco le ha encomendado en pleno territorio amazónico, en Brasil. El pastor, de origen navarro, tomó posesión el pasado domingo 9 de febrero de su sede episcopal como primer prelado de Alto Xingu-Tucumã, la nueva prelatura creada por el Santo Padre y segregada de la original Prelatura del Xingu. Al igual que en su ordenación episcopal en Fortaleza, miles de personas arroparon a López Mauleón. Esta vez fueron los mismos fieles de la nueva prelatura, quienes acudieron hasta la Igreja Matriz de Nossa Senhora, en Tucumã (Para, Brasil). En el exterior se pudo seguir la celebración a través de grandes pantallas.

El nuevo obispo, nombrado el 6 de noviembre por la Santa Sede, ha tardado más de tres meses en tomar posesión de la nueva prelatura, que se enfrenta a decenas de necesidades; entre ellas, la defensa de los pueblos indígenas. Precisamente uno de los momentos más emocionantes de la eucaristía fue en el ofertorio, cuando varios indígenas ofrecieron ante el altar sus costumbres, tradiciones y su forma de vida, y se abrazaron al obispo agustino recoleto. 

Acompañaron a López Mauleón el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, y los priores provinciales de las Provincias San Nicolás de Tolentino y Santo Tomás de Villanueva, así como otros tantos obispos y religiosos agustinos recoletos que quisieron estar junto al religioso. Así, en sus palabras al final de la celebración, quiso en primer lugar «presentar a mi familia». En ese momento hizo desfilar frente al altar a todos los religioso agustinos recoletos y les fue presentando. El nuncio apostólico de Brasil, Mons. Giovanni d’Aniello, también estuvo junto al nuevo prelado. Fue el nuncio quien realizó la homilía, animando a todos a ser sal y luz para los otros, pero con las obras.

«Traigo la palabra de Jesucristo muerto y resucitado»

Humildemente se presentó a su nueva feligresía como un obispo que no es sabio, sin títulos, sabiduría humana ni una palabra elocuente. No obstante, aseguró traer «la Palabra de Jesucristo muerto y resucitado», haciendo referencia a su lema episcopal ‘Siervos de tu palabra’. Y es que, según dijo, «toda mi vida ha sido un fruto de la misericordia de Dios».

Monseñor Jesús María invitó a todos los presentes a «agradecer a Cristo Misericordioso la creación de la nueva prelatura» con la que se ha fijado especialmente en el pueblo de Alto Xingu-Tucumã, según indicó. En este sentido, mandó un primer mensaje claro y directo: «Descubrí en el Evangelio que tenemos que conservar los valores del Reino, concretamente en el Amazonas lleno de biodiversidad y que da vida a todo el Planeta». Por ello hizo un llamamiento a practicar la justicia, «que no es incompatible con el culto y la oración».

Como agustino recoleto, tuvo un recuerdo especial para San Agustín. Hizo suya la frase del obispo de Hipona: «Con vosotros soy cristiano, para vosotros obispo». «La riqueza más importante es la fe, es lo que nos une y dignifica», afirmó Mons. López Mauleón.

Asimismo, recordó el pasado Sínodo de la Amazonia -celebrado en Roma en octubre de 2019-. Sobre esto afirmó que la prelatura espera la exhortación apostólica del Papa Francisco. «Estamos abiertos a una conversión integral», aseguró.

Suscríbete a nuestra

Newsletter