En busca de la identidad del educador agustiniano

El agustino recoleto Antonio Carrón sugirió, en su ponencia en el Aula Agustiniana de Educación, una vuelta al corazón para descubrir la identidad del docente agustiniano.

El sugerente lema del Aula Agustiniana de Educación 2020, que anualmente organiza la Federación Agustiniana Española (FAE), invitaba a reflexionar sobre tres retos relevantes de la escuela actual: la identidad, la pertenencia y el compromiso. La respuesta al primer concepto intentó buscarla el agustino recoleto Antonio Carrón, quien realizó la primera de las tres ponencias del encuentro educativo que reunió en Madrid a más de 300 docentes de centros educativos de España. Carrón habló de la identidad partiendo de San Agustín, quien otorga todo el sentido a la labor pedagógica agustiniana.

Para encontrar las respuestas, el religioso agustino recoleto acudió a Indiana Jones. La ponencia, titulada ‘El educador agustiniano en busca de la identidad ¿perdida?’ -en alusión a una de las películas del personaje cinematográfico-, comenzó con la famosa banda sonora del profesor Jones. Como si del Santo Grial o el Arca Perdida se tratara, Antonio Carrón también trató de reflexionar y buscar la identidad del docente, y demostrar que no está perdida sino escondida entre los asuntos que ocupan la vida cotidiana.

Para reencontrarse con esa identidad sugirió dos caminos. El primero, volver al corazón y recordar el verdadero sentido de la labor educativa. El segundo camino, acudir a las obras de San Agustín. El responsable del apostolado educativo de la Orden de Agustinos Recoletos indicó que, si bien el obispo de Hipona no dejó escrito un tratado sobre pedagogía, «todas sus obras son pedagógicas en cuanto que parten de un conocimiento muy profundo del ser humano».

En sentido, Antonio Carrón afirmó que San Agustín fue pionero de muchas de las metodologías actuales. Según aseguró, el docente agustiniano debe tener en su filosofía educativa a la persona como centro de todo; ser un líder que acompañe y dé ejemplo; que no sea un mero profesor sino un educador que enseñe para la vida, por dentro y por fuera. Todo ello, siempre con Dios como eje vertebrador que otorga todo el significado a la escuela católica agustiniana. En este sentido, mencionó una de las citas de Christus Vivit, en la que el Papa Francisco habla de una ‘escuela en salida’.

Asimismo, hizo referencia a tres anécdotas que vivió en Filipinas, relacionadas con una niña sordomuda, los balut y la cárcel de mujeres de Cebú -proyecto solidario de ARCORES-. Con ello, dejó tres compromisos para los asistentes: abrir los ojos, los oídos y el corazón; abrir la mente a la novedad; y salir a las periferias (físicas y existenciales) y atender a aquellos que lo necesitan, también en la escuela.

Al finalizar la ponencia, Indiana Jones se hizo presente en el lugar para bailar y hacer bailar a todos los docentes una adaptación de la canción ‘YMCA’ de Village People y que dice: «pero todo vuelve a tener sentido si hablamos-si hablamos de buscar la identidad-y con San Agustín la vas a encontrar».

27 ediciones, misma relevancia

El Aula Agustiniana de Educación celebró el 1 y 2 de febrero en el Colegio San Agustín de Madrid su 27ª edición. Como cada año, congregó a varios centenares de docentes de los centros educativos de la familia agustiniana de España. Con la identidad, la pertenencia y el compromiso en la escuela agustiniana como leitmotiv, las ponencias hicieron reflexionar sobre la actualidad del pensamiento agustiniano y la vigencia de este modelo educativo para la juventud de hoy.

Aunque ya haya superado los 25 años, el Aula Agustiniana de Educación sigue teniendo la misma vigencia. En esta edición, además del agustino recoleto, contó con las ponencias de Manuel Borrego y Óscar Alonso. Además, varios centros educativos presentaron buenas prácticas realizadas en sus colegios y se presentó la película de dibujos animados de San Agustín, producida por la FAE con dibujos de José Luis Cortés.