El significado de la fiesta de san José para la Orden

El agustino recoleto Michael Stechmann reflexiona en este artículo sobre la importancia de la festividad de San José para los Agustinos Recoletos.

Nuestras Constituciones nos recuerdan en el nº 80 que «La devoción y el honor que se profesa a San José, protector especial de la Orden, forma parte también de la espiritualidad agustino-recoleta».  Dentro de la familia agustiniana la devoción a San José se remonta al siglo XV, pero nuestra historia demuestra que fueron los agustinos recoletos y descalzos los que, teniendo la facultad de esta devoción, iniciaron la celebración de la fiesta después del Capítulo de 1669.

Es maravilloso que nos detengamos durante estos días de Cuaresma para celebrar esta Solemnidad del protector de nuestra Orden.  Se ha dicho tan poco sobre Joseph que se le considera el «santo olvidado».  Los artistas lo han representado como un joven y un anciano.  Los estudiosos de la historia creen que tanto él como María eran jóvenes cuando nació Jesús.   Aunque hay diferencias, lo que se entiende universalmente es que José estaba en sintonía con el Dios vivo.  ¿Era un soñador?  Tal vez.  Pero era un hombre de oración contemplativa que permitió que la voz de Dios lo guiara.  Este soñador eligió proteger la reputación de María en lugar de salvar su propio nombre.

Si José caminara entre nosotros hoy, sería un defensor de todos nosotros, especialmente de las mujeres que se preparan para el parto, los padres de familia y los no nacidos.  Entendería la difícil situación de los sin techo y la resistencia de los vecinos.

En la preparación de nuestros Proyectos de Vida y Misión, se nos pide que dediquemos tiempo para la reflexión comunitaria, el examen y el capítulo de renovación.  Con esto en mente, usemos este tiempo para reflexionar sobre cómo nosotros, como José, estamos en contacto con la voz de Dios en nuestra vida cotidiana e incluso en nuestros sueños.

José, el hombre justo – este fue un título que le dio Juan Pablo II en su exhortación, «El guardián del Redentor».  Justo, recto, honesto e íntegro.  Nosotros en la comunidad y cada miembro de la Iglesia estamos llamados a la santidad.  Podemos preguntarnos:  ¿Cómo estoy viviendo este llamado a la santidad?  ¿Estoy desarrollando las virtudes de las que San José fue testigo?  ¿Estoy desarrollando la integridad, la honestidad y el carácter de San José?

José el Obediente – fue obediente tan pronto como conoció la voluntad de Dios para él.  Aceptó su papel especial de guardián y protector.  En su obediencia, nunca cuestionó la Divina Providencia.  Durante estos días de Cuaresma, ¿me estoy esforzando por abandonarme a la voluntad de Dios? Nos tenemos que preguntar cuán fuerte es nuestra resolución de ser tan obedientes.  ¿Estoy haciendo un esfuerzo para «ir a José» en la vivencia de la obediencia?

José el Silencioso – él no dice nada en las Escrituras, su presencia es silenciosa… en la vida y en la muerte.  En su silencio, José fue capaz de escuchar.  Esta era su fuerza.  Esto le hizo profundizar en su vida interior.  ¿Es la práctica del silencio importante en mi vida?  ¿Me esfuerzo por guardar silencio cuando es prudente?  ¿Los momentos de silencio de mi vida traen una actitud de escucha a mi oración?

José, ejemplo – fue elegido.  Dios lo eligió entre otros como el padre adoptivo de Jesús.  José fue un ejemplo para Jesús en sus palabras y en sus acciones.  Su ejemplo y educación en una vida virtuosa fue tan fuerte que no se necesitan palabras.  Enseñando con el ejemplo.  Preguntémonos, ¿qué ejemplo estoy dando?  ¿Mis palabras y acciones inspiran a otros? ¿Cuáles son los malos ejemplos que necesitan ser corregidos en mi vida?

José, Patrón – es el benefactor y protector que intercede por nosotros. Es patrón de nuestra Orden. Es patrón de los padres, esposos, trabajadores y de todos los hombres.  Nuestras comunidades necesitan desesperadamente hombres fuertes, patrones y protectores.  ¿Miro a José como un hombre de fuerza y buen ejemplo?  ¿Cuántas veces debo invocar a José para que viva una vida de gracia?

José, ayudante – él, como esposo de la Madre Bendita, compartía una responsabilidad en el plan de Salvación de Dios.  Las Escrituras pintan un cuadro de José como amable, considerado y abnegado.  ¿Cuál es mi voluntad de imitarlo en la ayuda a los demás?  ¿Qué tan dispuesto estoy a dar libremente de mi tiempo y talento para el bien de la comunidad y el ministerio sin contar el costo?

Michael Stechmann OAR

This post is also available in/Este conteúdo está disponível em Português: English

Suscríbete a nuestra

Newsletter